10 Cosas que no debes esperar de los demás

10 Cosas que no debes esperar de los demás7Shares

Ser exigente y meticuloso con los demás implica toneladas de frustración y resentimiento. Esto sucede porque lo que esperamos de aquellos que nos rodean no siempre concuerda con su punto de vista.

Buenamente.com comparte contigo un artículo que explica por qué es mejor no esperar nada para evitar frustraciones.

1. No esperes de los demás únicamente decisiones correctas.

Los principios morales de la gente se componen de acuerdo a una multitud de factores tales como formación, cultura, religión, etc. Por ejemplo, en algunos países asiáticos un perro se considera como un manjar, y no les parece malo comerse al animal que nosotros percibimos como una mascota. Sin embargo, esto no quiere decir que los asiáticos sean malos. Te daremos otro ejemplo: nunca dices palabrotas pero tu amigo es un maestro de las groserías. ¿Acaso quiere decir que alguno de ustedes está mal? Bueno, tal vez él esté mal pero tú no eres nadie para exigir que cambie, y esperar que tu amigo se comporte de cierta manera contigo sólo te causará una decepción profunda.

Vive como te plazca, y deja que los demás vivan como quieran.

2. No hay personas perfectas.

Si no percibes los defectos como algo negativo, nunca te decepcionarás. Las personas que esperan que los demás sean perfectos, inevitablemente sienten que la gente les falla, lo cual introduce una cierta dosis de tensión en sus relaciones. En realidad, al contrario, se debe advertir a las personas que tienden a ser perfectas porque tal manera de pensar las lleva a tener consecuencias en forma de depresión, irritabilidad y enfermedades crónicas.

Deja que la gente cometa sus errores y aprenda de ellos. Piensa cómo hubiera sido la vida si nadie nunca hubiese fallado. El mundo habría estado lleno de robots sin alma, y una realidad así no creo que le agradara a nadie.

3. No esperes que todos estén de acuerdo con cada palabra que dices.

Incluso tus mejores amigos no siempre estarán de acuerdo entre sí. Por lo tanto no te frustres cuando la gente cuestione lo que acabas de decir o simplemente si tienen otro punto de vista. Gracias a los puntos de vista diferentes, nuestro planeta sigue desarrollándose y encontramos mejores soluciones cada día.

4. La gente no sabe leerte la mente.

Algunos tienen buena intuición, otros, al contrario, pueden mirarte a la cara y no entender absolutamente nada de las emociones que expresas. Sólo porque seas más sensible y capaz de entender los sentimientos de los demás, no quiere decir que los demás tengan las mismas habilidades. Por lo tanto, expresa tus pensamientos claramente para que la gente no tenga que adivinar qué es lo que querías decir. Sinceramente hablando, una comunicación abierta permite formar una relación más fuerte y de confianza.

5. No esperes que alguien siempre te ayude a levantarte si te caes.

Por supuesto, los mejores amigos y tu familia te ayudarán cuando lo necesites, sin embargo, no esperes que siempre estén a tu lado. También pueden estar llenos de sus propios problemas, y compartir los tuyos para ellos podría ser un peso inaguantable. No significa que no les importes, sólo que a veces necesitas confiar en ti mismo y en tus propias fuerzas haciendo la lucha por tu cuenta.

6. No siempre te entenderán.

No todo el mundo comprenderá el camino que escogiste. Y es completamente normal. Porque es tuyo, no de ellos. Mientras estés a gusto contigo mismo, no necesitarás la aprobación de los demás. De esta manera, el hecho de que alguien no te comprenda, no debe ser un inconveniente fuerte para ti.

7. No siempre te tratarán como los tratas tú.

Claro, sería maravilloso que todos siguieran esta regla de oro, sin embargo, no vivimos en un mundo perfecto. Sólo con la edad y la sabiduría la gente empieza a entender algo, por lo general tendrás que aguantar algunas injusticias. Sé más tolerante con la gente, entonces no te dolerá tanto si alguien no te trata como te hubiera gustado.

8. La gente cambia.

Con el paso del tiempo, la gente cambia gracias a las experiencias y circunstancias que enfrentan todos los días. A cada instante el ser humano está lidiando con algo que sólo él comprende; recuerda esto antes de juzgar a alguien. Intenta entender a los demás no sólo cuando sus ideales y estándares coincidan con los tuyos.

9. Todos pasamos por algunos disgustos.

A cada uno de nosotros la vida a veces nos prepara sorpresas desagradables, y algunas personas se tardan más tiempo en adaptarse a las circunstancias nuevas. Sé más tolerante y entiende que cada uno procura hacer lo que puede. No intentes controlar a los demás en la manera como construyen sus vidas.

10. Nadie te amará si no te amas a ti mismo.

Todas las relaciones empiezan y terminan contigo. Por lo tanto, si quieres recibir amor, en primer lugar aprende a sentirlo y entregarlo. Al desarrollar la habilidad de amarte a ti mismo, obtendrás una bonita y sincera relación con otra persona.

Fuente: powerofpositivity
Portada: atkritka
Traducción y adaptación: Buenamente.com

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR