10 Indicios de que tu gato te ama

10 Indicios de que tu gato te ama8Shares

A diferencia de los perros que son muy hábiles para hacer que las personas entendamos sus sentimientos, los gatos no siempre (casi nunca) son tan evidentes ni efusivos a la hora de mostrar simpatía o afecto.

Buenamente.com quiere ayudarte a saber qué tan apegado a ti está tu gato o gata, y qué tanto te ama.

El gato frota lentamente su cabeza contra tu cuerpo

El recibir tal muestra de afecto es un gran privilegio en el mundo gatuno. Cuando tu gato hace eso libera con feromonas que se producen en el área de su hocico y con eso expresa su confianza y te comunica que se siente seguro cerca de ti.

Fuerte ronroneo

Los gatos ronronean por muchas razones, sin embargo el hacerlo produciendo un sonido similar a un zumbido que se extiende por todo su cuerpo es una muestra de afecto. Adicionalmente, durante este tipo de ronroneo la frecuencia cardiaca del gato disminuye un poco, lo que le ayuda a relajarse y a dejarse llevar por la sensación de tranquilidad y cariño.

Mordiscos juguetones

Si a tu amigo peludo le gusta morderte «de mentiritas» hay una gran posibilidad de que te esté demostrando su afecto. Es muy fácil diferenciar un mordisco normal y uno de juego: el primero duele mucho y el segundo apenas produce cosquillas, y se nota que el gato no lo hace con la intención de defenderse o hacerte daño. El morder suavemente no es un indicio de amor tan común en los gatos, por eso si tu mascota decide usarlo para mostrarte su afecto, es algo así como si te dijera ¡Eres genial! ¡Me siento bien a tu lado!.

El gato «te amasa»

Si te fijas en los gatitos recién nacidos puedes ver que ellos amasan la panza de su mamá para estimular la aparición de leche. Los expertos aseguran que cuando hacen algo similar ya siendo adultos se trata de una suerte de nostalgia por su infancia y la reaparición de recuerdos y sensaciones agradables. La próxima vez que tu gato empiece a amasarte con sus garritas y uñas en tu panza o tus rodillas (aguántate y) no pienses que sólo está alistando la almohada para dormir, en realidad puede estar mostrándote lo bien que se siente de estar a tu lado.‎

Mover la cola de un lado a otro

Al observar el comportamiento de la cola del gato podemos saber mucho de lo que le pasa. El mover la cola es un método muy elocuente para expresar miedo, preocupación o estado de alerta, pero si sólo la punta de la cola se mueve es una señal de agrado con respecto a una situación o persona. Si tu gato hace eso cuando tú te acercas, puedes estar seguro de que en ese preciso momento tu gato tiene una sensación muy buena con respecto a ti.

Lamerte las orejas o el pelo

Es muy raro que esto ocurra, por eso si tu gato decidió honrarte con una sesión de lamidas en las orejas o el pelo sería acertado decir que eres un invitado especial en el círculo social de amistad de tu gato. Este tipo de cuidados es una de las muestras de afecto y amistad más indiscutibles.

¡Panza arriba!

Cuando un gato empieza a dar vueltas en el suelo lo mas probable es que quiere llamar tu atención. Los felinos en la naturaleza muestran su panza sólo a aquellos en quienes confían completamente. La sensación de seguridad juega un rol muy importante en la vida felina, así que si tu gato se relaja de esa manera cerca a ti, o incluso si te permite acariciarle la panza es una muestra de que se siente protegido y amado.

Parpadeo lento

Los gatos guardan el contacto visual directo sólo para aquellas personas que conocen bien y en quienes confían. Si tu gato te mira a los ojos y parpadea lentamente puedes enorgullecerte de que acabas de recibir algo comparable a un «beso gatuno». Intenta responderle de la misma manera, seguro que él entenderá.

Descanso compartido

Para nadie es un secreto que a los gatos les gustan los rinconcitos calientitos para dormir, por eso si tu amigo peludo se acostó cerca a ti o en tus piernas para dormir es un motivo para sentirse muy halagado. Cuando están dormidos estas mascotas bigotonas están más desprotegidas que nunca, así que si tu gato te confió su sueño puedes tener la certeza de que se siente a gusto y seguro contigo.

Regalos

No vamos a negar que pequeños cadaveres de pajaritos o roedores no son el tipo de regalos que un humano quisiera recibir, pero un gato que muestre tal generosidad merece al menos un par de caricias. Aunque el gato esté domesticado, y sea completamente casero, su instinto de cazador sigue vivo en algún rincón de su cerebro: sigue queriendo ir de cacería y compartir con sus amigos sus trofeos.

Si tienes la suerte de compartir tu vida con un gato o gata, tarde o temprano empezarás a entender el gran vínculo que hay entre ellos y los humanos. De una forma u otra, ronroneando, lamiéndote, o recostándose en ti, la naturaleza cariñosa y llena de afecto de tu gato puede ser el camino para crear una relación muy cercana y cierta entre los dos.

¡Déjanos saber tu opinion!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR