10 Maneras de decir que Dios existe sin decirlo (especial para quien tiene amigos ateos)

10 Maneras de decir que Dios existe sin decirlo (especial para quien tiene amigos ateos)270Shares

Quienes hacemos algún tipo de apostolado estamos acostumbrados a rebuscar la presencia de Dios para poder explicarlo de la forma más fácil y comprensible que podamos y que el más sencillo de nuestros interlocutores pueda comprender algo tan grande como la existencia de Dios y su presencia en nuestras vidas.

Nos rompemos la cabeza intentando comprender las 5 vías de la existencia de Dios, nos quemamos los ojos leyendo y tratando de traducir los documentos que el magisterio nos ofrece, nos colgamos de frases de Santos y Papas, incluso algunos más arriesgados apelan a la creatividad y se proponen ideas menos convencionales (pero no por eso menos efectivas) como mostrar videos, preparar presentaciones de power point o visitar Catholic Link a diario para ver qué nuevo recurso podré utilizar en mi grupo de catequesis.

Dios nos hace el asunto mucho más sencillo de lo que nosotros estamos acostumbrados. El se ha hecho hombre, ha pasado por las mismas experiencias humanas y cotidianas que todos nosotros, como el hambre, el frío, el sueño o el dolor de pies, por lo tanto toda la experiencia humana habla de Dios, todo está lleno de El, porque Él mismo experimentó todas estas cosas, convirtiéndolas en experiencias divinas.

1. La primera vez que fuiste padre o madre

Es difícil explicar la sensación de dar vida. Dios es quien da la vida, pero gentilmente nos permite ser co creadores junto a Él y colaborar en su plan. Tener en tus brazos algo tan tuyo, pero al mismo tiempo, tan producto de la voluntad y el querer de Dios, es sin duda una experiencia espiritual.

2. Cuando te sorprendes con la inmensidad del cielo

Descubrir que lo que podemos ver y comprender es diminuto, que todo está en las manos de alguien mayor que tu. Nada puedes hacer para cambiar el color del cielo, las formas de las nubes o la luz que llega a tu ventana. Y eso es solo lo que tus ojos alcanzan a ver, ¡cuánto más hay en la creación que no somos capaces de ver ni comprender!

3. Cuando te descubres contemplando tus manos

Perfectas pero imperfectas. Diseñadas tan hábilmente, de forma tan delicada pero a la vez tan firmes. Mirar como el camino y los quehaceres las han ido modificando, pero al mismo tiempo siguen siendo las mismas: esas que Dios pensó y diseño para mi.

4. Al notar que has tenido una larga conversación contigo mismo

No somos pedazos de carne que forman parte de una maquinaria. Hay algo dentro nuestro que aspira a lo alto, que busca lo mejor, que aun si saberlo, anhela a Dios. Descubrirte conversar contigo mismo, planificando, confrontándote, resolviendo cosas importantes. No eres producto de una casualidad y el ser tan complejos y tan completos es voluntad y producto de la inmensa creatividad de Dios.

5. Ese día que inexplicablemente tu corazón está en paz

Hay razones externas, como la tranquilidad económica, la salud física, la estabilidad familiar entre muchas otras; pero cuando a pesar de que alguna de esas cosas no anda del todo bien, igualmente en tu corazón hay una paz que no podemos justificar desde los hechos, es como si Alguien la hubiera puesto ahí.

6. Cuando te sientes amado

No es solo una cosa de aceptación y autoestima, es más grande que eso, es que sentirse amado es sentirse digno, es comprender que hay valor en mi y aunque el amor humano es limitado y lleno de flaquezas, es una luz de cómo es el amor de Dios y nos da pistas sobre cómo es el sentirse amado por Él .

7. Cuando lo que le hombre ha construido te sorprende

Es como si aun quedaran algunos suspiros de ese aliento inicial que formó todo en la creación. Estamos tan acostumbrados a la inteligencia humana y que esta resuelva nuestros problemas cotidianos, que cuando damos dos pasos para atrás y dejamos de mirar para ponernos a contemplar y dejarnos asombrar por lo que el hombre ha construido, por como Dios nos ha regalado la inteligencia para poder colaborar con su perfección y hacer cosas tan increíbles como los rascacielos y tan sencillos como una cuchara.

8. Cuando quien menos lo esperas, tiene fe

Es común hacer algún tipo de juicio sin querer sobre la fe y la vida espiritual de las personas; incluso es común diagnosticar a algunos como “casos perdidos”, pues sabemos que en su escala de valores, la experiencia de fe no entra. Pero cuando vemos a alguno de esos “alejados” mostrar una pequeña luz de fe, nuestros corazones se inflaman y la esperanza vuelve a nacer. Cuando les vemos persignarse, hablar de Dios, compartir mensajes o frases relacionadas con Dios y lo espiritual, e incluso cuando te piden oraciones, nuestros corazones se llenan de Dios y comprendemos que Él está, incluso en aquellos que menos esperamos que esté.

9. Cuando luego de dar la pelea y rendirte, las cosas comienzan a funcionar

Pareciera que Dios está esperando a que lleguemos a nuestro límite y cuando ya no podemos hacer nada más nosotros, comienza a actuar Él. Es probable que te haya ocurrido que las puertas cerradas delante de ti, inexplicablemente comienzan a abrirse y esa situación que casi no tenia arreglo, de un momento a otro se restaura y comienza a funcionar.

10. Al acompañar a un ser querido en sus últimos momentos de vida

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR