12 alimentos que no sabías que dañaban nuestro medio ambiente

12 alimentos que no sabías que dañaban nuestro medio ambiente100Shares

Vivimos en un mundo donde la elección de nuestra comida se rige por dos factores fundamentales. Uno es el “me gusta cómo sabe” y el otro es el de “es un alimento sano”. A menudo, estos dos factores no coinciden plenamente y depende de nosotros valorar más un argumento u otro.

Pero por si no fuera poco tener que manejar estas dos variables en nuestra alimentación, existe una tercera en la que la mayoría de los consumidores no llegamos a reparar. Este factor es el impacto que causan su producción en la naturaleza.

Aunque algunos son más perjudiciales que otros, debemos tener en cuenta su impacto en el medioambiente a la hora de decantarnos por los menos agresivos.

A continuación, os vamos a hacer una lista con los 12 alimentos cuya labor y producción son más perjudiciales con el entorno. Con esto, no queremos decir que los eliminéis radicalmente de vuestra dieta (bueno, el 11 sí deberías desterrarlo totalmente), sino que los sustituyáis, en la medida de lo posible, por otros que sean equivalentes pero más sostenibles.

1- Carne de vacuno

La carne de vacuno necesita una cantidad de recursos bastante elevada para su producción. Las vacas utilizan 28 veces más tierra y 11 veces más agua que la carne de cerdo o de pollo. A parte de esto, existen diversos informes que demuestran que son las responsables del 2% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero debido a sus heces y gases intestinales. Según las investigaciones, minimizar el consumo de carne de vacuno mitigaría los costes medioambientales. Estoy seguro de que esta noticia hará feliz a las vacas.

2- Atún rojo

Estos peces han sido tan sobreexplotados que son incapaces de reproducirse los suficientemente rápido como para mantener su población estable. Según National Geographic, el método de pesca que se usa para el atún rojo a menudo captura también otras especies no deseadas y en peligro de extinción como tortugas marinas, tiburones e incluso algunas aves. El periodista Jonathan Gold dijo hace poco “Si no dejamos de comer este pez ahora, dentro de unos pocos años no podremos consumirlo porque ya no habrá más”.

3- Arroz

El arroz puede parecer sencillo de cultivar e inocuo, pero se estima que el 11% de las emisiones de metano se deben a su cultivo. Este compuesto es un gas de efecto invernadero con un impacto 30 veces más potente que el dióxido de carbono. Para mantenerlo se utiliza casi un tercio del agua dulce de nuestro planeta.

4- Jarabe de maíz

El maíz recibe muchas ayudas en Estados Unidos que mantienen su precio siempre a la baja, por lo que se convierte en un cultivo altamente rentable. El jarabe de maíz se convierte pues, en uno de los edulcorantes más baratos que existen por lo que es altamente demandado como sustituto del azúcar. Estos cultivos tienen el problema de que agotan rápidamente los nutrientes del suelo y a su vez necesitan una mayor cantidad de pesticidas y fertilizantes, por lo que debilitan y contaminan velozmente el suelo de las zonas donde ha sido generados.

5- Aceite de palma

Muchas cosas se han dicho sobre el aceite de palma, algunas ciertas y otras no tanto. El mayor problema del mismo es que no es posible obtener una certificación de cultivo sostenible ya que, la mayoría de sus plantaciones están ubicadas en un terreno que antes era selva. Actualmente, solo 44 de los 123 miembros productores del cultivo de palma, tienen el certificado de sostenible. Si vas a utilizarlo, asegúrate que pertenezca a esos 44 miembros dichos anteriormente.

6- Cordero

Los corderos son unos animales muy bonitos, pero no es solo por eso por lo que te recomendamos que no lo consumas. La cría de la oveja produce mucha menos carne que una adulta, pero sus emisiones de gases de efecto invernadero llegan a superar a las de las vacas en 1/4 parte.

7- Queso

En el caso del queso ya os haréis una idea de por qué es perjudicial. Este producto está elaborado con una gran cantidad de leche. En el caso de que la leche provenga de las vacas ya os hemos hablado de la cantidad de gases que produce su crianza, pero si la leche es de oveja, la cosa es todavía peor, cómo os hemos detallado en el anterior punto.

8- Soja

La soja tiene una mala reputación debido a que gran parte de la deforestación del Amazonas se vio impulsada por la proliferación de su consumo. Se estima que el 59/70% de las exportaciones de América del Sur son las causantes de la disminución de las zonas forestales en cuatro países. En 2006, Brasil propuso un aplazamiento en el cultivo de este producto. Actualmente se está estudiando sobre si seguir cultivando o no.

9- Almendras

California es un mal sitio en lo que a sequías se refiere. Aún así, nada les impide cultivar más de 1.000.000 de kg de almendras. Cosa bastante extraña ya que, para producir una sola almendra se necesita más de un litro de agua. Existe una gran demanda de este producto, por lo que se convierte en un negocio bastante lucrativo. Las almendras se encuentran, detrás del arroz y la alfalfa, en la lista de los cultivos que utilizan mayor agua en California.

10- Salmón

La mayoría del salmón que se consume hoy en día es creado en piscifactorías. Estas granjas acuáticas se encuentran en el mismo lugar en el que viven salmones en libertad, por lo que las infecciones o parásitos pueden extenderse con rapidez. Un salmón infectado en una piscifactoría que se escapase puede llegar a provocar estragos en las poblaciones salvajes de este pez. Algunas especies están desapareciendo debido a una enfermedad muy común en las granjas de salmones, los piojos de mar.

11- Alimentos procesados en general

Que la gran mayoría de alimentos procesados no son buenos para nuestra salud, no es algo que pille a nadie de sorpresa. Lo que a lo mejor no es tan conocido es que el gasto de energía que se utiliza para su fabricación es muy elevado. De hecho, el 19% de la electricidad que se utiliza en los EE.UU es destinada a la producción de dichos productos.

12- Pan tostado

Convertir el pan normal en tostado es un proceso altamente ineficiente. La huella de carbono que se crea al cocinarlos en los hornos es ya de por si, bastante elevada. Si a esto añadimos su posterior tueste, solo podemos decir que las rebanadas de pan tostado son la peor opción a la hora de comprar pan.

Fuente: Diply 

traducción y adaptación Buenamente.com

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR