12 Problemas que Solo las Mujeres de Muslos Grandes Entienden

12 Problemas que Solo las Mujeres de Muslos Grandes Entienden234Shares

Seas de muslos gordos o no, eres preciosa y debes aceptarlo, porque tu cuerpo es así. Es más, que tengamos un tipo de complexión u otra se debe a cómo nuestros huesos están configurados y la posición que toman naturalmente. Casi todas nosotras no debemos hacer terribles dietas y ejercicios durante todo el día para obtener unos muslos bonitos, porque somos así, y el primer paso es aceptarlo, además de llevar una vida sana.

Además es cierto que todas las mujeres somos muy distintas. Venimos en distintas formas y tamaños, algunos somos bajitas y otras altas. Algunas más delgadas que otras, pero por muy diferentes que seamos, todas debemos aprender a amarnos. Sin embargo, siempre hay algo de nuestro cuerpo que nos hace quejarnos o no sentirnos a gusto con ello, ya sea por delgadez, por las caderas son estrechas, porque el color de pelo no te gusta...o porque los muslos son enormes.

A lo mejor ya naciste con estas características, o que hayas hecho mucho ejercicio sin notarlo y tus muslos hayan crecido un poco, sea el caso que sea, siempre nos encontramos ciertos problemas... Esta lista fue elaborada con cierto toque de humor, así que espero que se lo tomen bien y que se rían un poco.

1. Nos cuesta trabajo encontrar pantalones

“Si la cintura es del tamaño correcto, los pantalones no podrán pasar por la zona de los muslos”. Se trata del poema nacional del país de las mujeres ajustadas. Perdí la cuenta de los cinturones que tengo, pero seguramente todos son de talla doble, y mi sastre conoce mis medidas como la palma de su maldita propia mano.

2. Tener que cruzar las piernas

Seamos sinceros: puede ser bastante forzoso. Sobre todo cuando se trata de una mesa baja o un taburete. Al igual que, si tiene grandes muslos y puede cruzar las piernas mientras está sentada en un taburete, debería tener una especie de medalla del Congreso.

3. Roce de muslos al caminar

La frotación es de verdad y lastima. Eres dueña de infinidad de pares de pantalones cortos para bicicleta, varias cremas y ungüentos, y polvo para bebés. Y, aún así, todavía sucede. La persona que cure el roce de una vez por todas será rico.

4. Mancha

Se ven en el interior de los muslos por el roce y al paso del tiempo. Al comienzo creí que tenía una enfermedad de la piel, hasta que mi madre me habló de esta famosa herencia familiar. Algunos chicos heredan millones de dólares, yo heredé una decoloración grave.

5. Shorts

Tratando de hallar ciertas maneras novedosas de trucar los pantalones cortos, lo único que hay que hacer es cortar los pantalones para que los muslos respiren. Es más, ya he tenido que hacer muchas veces esto para salvar muchos pares de pantalones.

6. Los shorts se atascan en el medio

La partes de sus pantalones cortos que tapan la cara interna del muslo sólo quieren subirse hacia arriba y adentrarse en algo oscuro.

7. Los pantalones se rasgan por el roce

Las compras es preferible que sean su tarea favorita porque nunca podrás encontrar unos cuya tela sea realmente resistente. ¿Qué? Los fabricantes de pacotilla no están listos para nuestra masa.

8. Cuando salimos a correr, el muslo golpea

Nos quieren tanto que por hacer ejercicio nos están dando un aplauso.

9. Los muslos de tu novio son más pequeños que los tuyos

Varios hombres se hacen rectos como una flecha, lo que significa que sus pantalones están fuera de peligro. A pesar de que han aprendido a amar nuestros imponentes muslos, ese instante en que te pruebas los pantalones de tu novio y no pasan de las rodillas es un poco fuerte. Dicho esto, muchas marcas están haciendo ahora pantalones jean de novio para damas, para que podamos sentirnos igual de flacos de piernas que los chicos.

10. Hallar un bikini de nuestra talla es un martirio

Es más conveniente combinar diferentes partes de bikinis distintos o de lo contrario tendríamos que andar desnudas por la playa.

11. Algunos chicos nos consideran de “mala calidad”

Algo sobre los muslos grandes hace que ciertos chicos crean que pueden decir todo tipo de groserías hacia nosotras. Presta atención, amigo, la próxima vez que estos muslos se envuelvan alrededor de tu cabeza va a ser cuando te ahogues y comiences a rogar.

12. Los insultos

Aunque te han dicho “muslos de trueno” y cosas más horribles algunos imbéciles pocos creativos de séptimo grado, has aprendido a crecer amando a tus muslos. Claro, cargar con ellos a veces es todo un reto, pero hay que admitir que se ven muy bien cuando lo hacemos. ¡Retaguardia de muslos grandes para siempre!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR