6 claves para distinguir los perfumes auténticos de las falsificaciones

6 claves para distinguir los perfumes auténticos de las falsificaciones196Shares

Comprar una fragancia fuera del circuito legal con la intención de ahorrarse algo de dinero, ya sea en mercadillos, top manta o en sitios web de dudosa procedencia, es sinónimo de adquirir siempre una falsificación.

No obstante, aunque la mayoría de las veces acudimos a este tipo de productos conscientemente, esto no quita que cuando se trate de hacer un regalo o para darnos simplemente el capricho, queramos saber en todo momento si el producto que vamos a comprar es auténtico o no.

Aunque es cierto que los “piratas” actuales afinan bastante a la hora de copiar, distinguir un perfume verdadero de la falsificación es bastante fácil, incluso sino tenemos el original a mano. Por tanto, hoy te daremos 6 claves que te ayudarán a identificarlos, con el fin de que sus fabricantes y vendedores no nos tomen por tontos:

1. Celofán

Un simple vistazo al plástico que envuelve el estuche de perfume podría ser suficiente para descubrir el engaño. En las fragancias originales el celofán tiene cuerpo, los pliegues son exactos y queda adherido perfectamente al embalaje. En la falsificación, suele ser fino y quedar aire entre el cartón y el celofán. Se nota fácilmente porque al frotarlo, suena.

2. Estuche

Inspeccionad detenidamente la caja del perfume. Lo primero a tener en cuente es el título, ya que las falsificaciones a menudo omiten letras o insertan otras, sin contar con la calidad del material que a veces suele dejar bastante que desear. Si se trata de un perfume francés, nunca encontraréis la inscripción “perfume”, porque la manera correcta de escribirlo es “parfum”. Además, el embalaje original siempre debe incluir: la fecha de caducidad, el país de fabricación, la composición y los mililitros que contiene el frasco.

3. Etiquetado y otros signos

Podéis comprobar con una aplicación en vuestro teléfono el código de barras. Si coincide con el lugar de producción es un buen signo, aunque no definitivo ya que algunas imitaciones son muy buenas. El signo de reciclaje debe quedar bastante claro.

Además, la ley obliga a todos los fabricantes a desglosar los ingredientes de cualquier cosmético, por lo que los perfumes no iban a ser una excepción. Si no vienen en el exterior de la caja, vendrá el símbolo de un libro que quiere decir que están en el interior. En las falsificaciones, pueden no estar. Y puede que tampoco esté el número de lote ni el código de trazabilidad que pone el fabricante para saber el recorrido del producto en concreto desde que se fabricó.

4. Diseño adicional

A veces, la clave también reside en el ensamblaje del interior del estuche, que impide que el frasco se mueva durante los traslados. A menudo está hecho de cartón y puede ser fácil de reproducir. De cualquier modo, en casi todos los casos es obligatorio.

5. Frasco y color del perfume

En los verdaderos, el cristal es de calidad, liso, transparente y de una pieza, para evitar pegamentos que puedan contaminar el perfume. Si pasamos la mano por el canto de una falsificación, podríamos notar un pequeño relieve resultante de la unión de las dos partes del frasco, ya que suelen hacerse con moldes para luego ser pegadas. Otro detalle a tener muy en cuenta es el tubo dispensador, que en las falsificaciones es demasiado largo y curvo. Si tienes dudas en cuando al color del perfume, puedes mirar la página web del fabricante para hacerte una idea y comparar con el que tienes delante.

6. El tapón del frasco

La superficie del tapón de ser lisa y perfectamente simétrica (a menos que el diseño sea asimétrico a propósito). Aseguraros de saber con qué material está fabricado, puesto que este tipo de información suele encontrarse en la página oficial del fabricante.

Vía: fishki Traducción y adaptación Buenamente.com

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR