7 Increíbles Experimentos para los Más Pequeños

7 Increíbles Experimentos para los Más Pequeños703Shares

Últimamente, las fiestas con un toque científico son cada vez más populares. Los experimentos entretenidos para niños son algo muy curioso, incomprensible y a la vez sumamente interesante. Es muy fácil volverse un mago y hacerles a tus hijos una fiesta de verdad. Solo te harán falta algunos objetos que utilizas cada día.

Buenamente.com reunió 8 super experimentos para niños, que no necesitan una preparación especial ni mucho dinero.

1. Cohete de bolsita de té

Para ello necesitarás:

  1. Una bolsita de té.
  2. Un encendedor.
  3. Una bandeja.
  4. Canasta de basura.

Procedimiento: Cuidadosamente, corta la bolsita de té de un lado y retira el té. Extiende la bolsita para darle la forma de un cilindro y ponla sobre la bandeja. Enciende la bolsita desde arriba y espera a que vuele.

Revelación: Debido al pequeño peso de la bolsita, el flujo de aire caliente la pone a volar.

2. «La pesca»

Para ello necesitarás:

  1. Una taza de agua.
  2. Cubitos de hielo.
  3. Un hilo.

Procedimiento: Sumerge el hielo en el agua. Ubica el hilo sobre un cubo de hielo de tal manera que sus extremos queden sobre los bordes del recipiente. Ahora ponle un poco de sal al hielo y espera durante 5-10 minutos. Toma los extremos del hilo y saca el cubo de hielo del agua.

Revelación: Al tocar el hielo, la sal derrite ligeramente un área en su superficie. En el transcurso de esos 5-10 minutos, la sal se disuelve en el agua, mientras que el agua limpia en la superficie del hielo se congela junto con el hilo.

3. Volcán

Para ello necesitarás:

  1. Bicarbonato de sodio.
  2. Pintura roja.
  3. Agua.
  4. Jabón para lavar platos.
  5. Vinagre.

Procedimiento: Haz un cono de cartón y recórtale la cima. Ubica por dentro un recipiente vacío. Pégale plastilina al cartón de tal manera que parezca una montaña. Pon esta construcción en una bandeja para evitar consecuencias imprevistas. Agrégale bicarbonato de sodio, pintura roja (¡no escatimes en ella!), vierte el agua y añade una gotita del jabón para lavar los platos. Mezcla todo muy bien y permite que tu hijo vierta ahí una cucharada de vinagre. ¡Disfruta el espectáculo!

Revelación: Cuando el bicarbonato se mezcla con vinagre, se produce una reacción con la liberación de agua, sal y dióxido de carbono. Las burbujas de gas expulsan todo el contenido hacia afuera.

4. Tapa de papel

Para ello necesitarás:

  1. Un vaso.
  2. Papel.
  3. Agua.

Procedimiento: Recorta un cuadrado de papel, ubícalo sobre el vaso con agua y voltéalo con cuidado. El papel se le pega al vaso como si fuera un imán, y el agua no se derrama. ¡Milagro!

Revelación: Cuando tapamos un vaso con agua con una hoja de papel y lo volteamos, la hoja de papel se ve presionada por un lado con agua, y por otro lado (desde abajo) con aire. La presión del aire es mayor que la del agua, por lo tanto la hoja no se cae.

5. Globo que se infla solo

Para ello necesitarás:

  1. Unos globos.
  2. Un envase vacío (de 1 o 1,5 lt).
  3. Una cucharita.
  4. Un embudo.
  5. Vinagre.
  6. Bicarbonato de sodio.

Procedimiento: Vierte el vinagre en el envase (aproximadamente llena 1/3 del recipiente). A través del embudo, ponle 2-3 cucharaditas de bicarbonato. Ubica un globo sobre la boca del envase y verás cómo el globo empieza a inflarse. El globo lleno de dióxido de carbono no podrá elevarse. Para que se mantenga junto al techo, frota sobre el globo cualquier tela sintética y luego «pégalo» al techo.

Revelación: Como resultado de la interacción de bicarbonato de sodio con vinagre, se libera el dióxido de carbono que llena los globos. Y gracias a la electricidad estática, los globos inflados de esta manera se mantendrán pegados al techo hasta 5 horas.

6. Huevo blando

Para ello necesitarás:

  1. 2 huevos.
  2. 2 frascos de vidrio.
  3. Agua.
  4. Vinagre.

Procedimiento: Pon un huevo crudo en el frasco con agua; y el segundo, en un frasco con vinagre. Ambos huevos deben lucir exactamente igual. Deja los huevos durante algunas horas. Podrás ver los primeros resultados luego de 5-6 horas, y después de 7-10 días el huevo se volverá completamente blando.

Revelación: El huevo sumergido en vinagre sufre cambios químicos. La cáscara de huevo contiene carbonato de calcio, mientras que el vinagre es un ácido que disuelve esta sustancia. El proceso químico de la interacción del huevo con el vinagre se llama descalsificación y se divide en dos etapas: primero la cáscara se ablanda y luego desaparece por completo.

7. Tres capas de líquido

Para ello necesitarás:

  1. Jugo.
  2. Aceite vegetal.
  3. Alcohol.
  4. Frasco transparente alto.

Procedimiento: Vierte el jugo en el fondo del recipiente, añade el aceite vegetal vertiéndolo con precaución por los bordes del recipiente. Pinta el alcohol y agrégalo con cuidado sobre el aceite. Los líquidos se distribuirán en capas una sobre la otra.

Revelación: Estos líquidos tienen distintas densidades: la sustancia menos densa se ubica arriba de la más densa. Para que el experimento sea más impresionante, te aconsejamos que le pongas distintos colores a los líquidos.

Encuentra más historias en buenamente.com


Síguenos en Facebook

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR