7 usos sorprendentes de la aspirina para belleza, limpieza, decoración y salud

7 usos sorprendentes de la aspirina para belleza, limpieza, decoración y salud259Shares

El ácido acetilsalicílico, conocido como aspirina, es uno de los fármacos más utilizados del mundo gracias a sus extraordinarias propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antipiréticas que lo hacen perfecto para combatir los dolores, resfriados comunes y fiebres moderadas.

Aunque su administración se hace por vía oral, la aspirina puede servir como ingrediente casero para elaborar cremas y remedios de belleza que mejoren la salud de nuestra piel.

Aprende a eliminar las durezas, iluminar tu piel, y más, con estos 7 remedios sorprendentes elaborados con aspirina.

Salix, acido salicílico y ácido acetilsalícilico

Todo comenzó con el Salix, la corteza del sauce blanco, una planta medicinal con sorprendentes efectos curativos utilizada por sumarios, asirios, egipcios, griegos y romanos para el alivio del dolor, la inflamación y la fiebre.

Tuvieron que pasar más del dos mil años para que, en 1828, Henry Leroux y Raffaella Piria aislaran el principio activo del salix en su estado puro, llamándolo ácido salícilico.

Debido a su acidez, el compuesto creaba diversos problemas digestivos, algo que resolvió la farmacéutica Bayer con el ácido acetilsalícico, un compuesto derivado con las mismas propiedades pero menos agresivo. Lo llamó aspirina y hoy es el medicamento más prescrito del mundo.

Propiedades

Tanto el ácido salicílico como el ácido acetilsalícico poseen propiedades analgésicas, antiinflamatorias, antipiréticas, antitrombóticas, usando el primer compuesto en soluciones tópicas y la aspirina en orales por su menor acidez.

Sin embargo, la aspirina también puede utilizarse de forma tópica si se mezcla en cremas caseras y otras soluciones que, dependiendo del resto de ingredientes con que se combine, ofrecerán remedio para diversos problemas cotidianos.

La aspirina y el ácido acetilsalícico es completamente seguro para la salud si no se sufre alergia a este medicamento.

7 usos alternativos de la aspirina que pueden mejorar tu vida cotidiana

1. Exfoliante labial

Si sufres de labios agrietados o descamación, este exfoliante casero te ayudará a lucir una sonrisa perfecta.

Ingredientes:

  • 4 aspirinas
  • 3 cucharaditas de azúcar
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 cápsula de vitamina E (opcional)

En un recipiente limpio, tritura las aspirinas con una cuchara, ayúdate con unas gotas de agua para que se ablanden mejor. Añade el azúcar (mejor azúcar moreno) remueve e incorpora el resto de ingredientes.

Aplica esta especie de caramelo líquido sobre tus labios y frota suavemente con tu dedo por toda su superficie. Puedes ayudarte de un cepillo de dientes si lo prefieres.

Repite el proceso cada dos días hasta que tus labios estén reparados.

2. Peeling rejuvenecedor

Ingredientes:

  • 3-5 Aspirinas
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • Bicarbonato

Limpia tu cara con jabón neutro y sécalo suavemente. Disuelve las aspirinas en el zumo de limón y aplica la pasta por tu rostro mientras frotas tu piel con los dedos dibujando suaves círculos.

Deja reposar 10- 15 minutos y enjuaga con agua fría. Lava de nuevo usando bicarbonato sódico (neutraliza el ácido del limón), seca, hidrata con crema ligera y disfruta de un rostro 10.

3. Reparador de pies

Ingredientes:

  • 5 Aspirinas
  • 1/2 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de agua
  • Toalla
  • Calcetines viejos
  • Piedra pómez

Aplasta y mezcla las aspirinas con el agua y el zumo de limón. Aplica la pasta en las zonas callosas, secas y agrietadas de los pies. Acto seguido envuélvelos con una toalla caliente o los calcetines previamente calentados.

Relájate con los pies en alto y deja que actué durante 10 minutos. Después lávalos con agua y utiliza la piedra pómez para retirar la piel muerta. Aplica una crema hidrate para pies y ponte de nuevo un par de calcetines limpios.

Repite el tratamiento 3 o 4 veces por semana hasta obtener el resultado deseado. Después, práctica el ritual una vez por semana para mantener tus pies limpios y frescos.

4. Elimina las manchas amarillas de sudor de tus camisetas

¿Has probado de todo y no logras eliminar las manchas de sudor de tu ropa limpia? El poder del ácido acetilsalicílico conseguirá que te olvides de ellas para siempre.

Ingredientes:

  • 5 Aspirinas
  • Agua

Rompe las aspirinas y disuelves en un vaso de agua caliente, introdúcela en un spray y rocía la mancha con la mezcla. También puedes sumergirla durante 15 minutos.

Para mayor eficacia, frotar la pasta con la ayuda de un cepillo de dientes sobre la mancha de sudor y dejar reposar 5 minutos. Después, lavar en la lavadora con normalidad.

5. Pelos encarnados

Ya sea en la cara o en las piernas, la aspirina puede solucionar las molestias producidas por un pelo encarnado. Su acción antiinflamatoria evitará el enrojecimiento, aliviará el escozor, y relajará la piel haciendo más fácil su extracción.

También es un gran aliado contra las espinillas y el acné, de hecho la mayoría de soluciones comerciales anti acné incluyen ácido salicílico en su composición.

Ingredientes:

  • 1 Aspirina
  • Agua

Rompe y mezcla la aspirina con dos o tres gotas de agua y forma una pasta. Aplicada sobre el granito y deja actuar 15 minutos. Lava tu rostro con jabón neutro y seca con suavidad. Repite dos veces al día hasta que desaparezca.

6. Flores duraderas

La aspirina puede prolongar la vida de tus flores cortadas, simplemente añadiendo una pastilla en su agua. Pruébalo y quedarás sorprendido por su eficacia. Eso sí, no olvides cambiar el agua cada tres días.

7. Reparar el cabello dañado por el cloro

Si prácticas con asiduidad natación o te gusta tomar el sol en la piscina, puede que tu pelo se haya dañado por la exposición repetida al cloro con el que se trata el agua. Para evitar que tu pelo se vea opaco, y si parece que ha comenzado a decolorarse, prueba este remedio.

Ingredientes:

  • 8 aspirinas dependiendo de la longitud de tu melena.
  • Agua caliente.
  • Una toalla gruesa.

Coloca la talla en tus hombros para protegerte. Disuelve las pastillas en un vaso de agua caliente y vierte la mezcla con cuidado por tu pelo. Distribúyelo bien hasta que quede completamente empapado. Deja actuar el ácido acetilsalicílico durante 15 minutos y enjuaga. Después, lava con un champú nutritivo y pelo como nuevo.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR