9 Cosas Que Solo Los Treintones Entenderán

9 Cosas Que Solo Los Treintones Entenderán88Shares

Una vez alguien nos dijo que al llegar a los 25 años de edad, llegas a la cúspide de la vida y luego de eso tu cuerpo empieza a morir. No sabemos si esto es verdad pero definitivamente existen numerosas cosas cambian con la edad, como por ejemplo: las resacas duran más y son más fuertes, te vuelves menos exigente a al momento de elegir a alguien para citas y te das cuenta que tienes muchas más cosas en común con tu bisabuela de lo que habías pensado… principalmente el bigote; pero no te preocupes, no todo es malo, es solo diferente y para prepararte en este proceso de cambio te presentamos 9 cosas que cambian drásticamente una vez que llegas a los 30 años de edad.

1. Beber antes de los 30:

“Un par” es un numero que ni siquiera puedes recordar la mañana siguiente. Hay vomito en tu cabello pero está BIEN… porque no es tuyo. Solo te interesa buscar un plato de nachos.

Beber después de los 30:

Cancelas cualquier posible plan para la noche. Vez una temporada completa de “How I Met Your Mother” (Cómo Conocí a su Madre) en una noche y compartes una botella de vino con tu gato.

2. Chatear antes de los 30 vs chatear luego de los 30:

El romance sigue allí… solo que ahora incluye algunas cosas de la lista del mercado…

Chateando con tu esposo.

Antes de los 30:

-:)

No puedo esperar para verte!!! <3

Luego de los 30:

-Sip

Leche, Pan y Queso.

3. Desayuno antes de los 30:

Todo es café, café y más CAFÉ.

Desayuno después de los 30:

Mientras envejeces, empiezas a valorar la rutina y la regularidad, como resultado, la fibra se convierte en tu mejor amiga.

4. Citas antes de los 30:

En caso de duda, desliza hacia la derecha.

Citas después de los 30:

Tus estándares se han vuelto un poco más altos…

“95 por ciento de la población no es apta para una cita.”

5. Cuanto eras un veinteañero, las 10 pm un viernes significaba que estabas casi listo para salir de fiesta…

Una vez que llegas a los 30, eres un suertudo si te quedas despierto lo suficiente como quitarte el maquillaje. O quizás se quite solo, quien sabe.

Viernes en la noche:

Antes de los 30:

10 PM

Maquillándote.

Después de los 30:

10 PM

Quitándote del maquillaje.

6. La cura milagrosa para una noche salvaje antes de los 30:

Un poco de pelo de perro y… un poco de ron y cereal acompañado de un vaso de vodka con agua y en conjunto todo te quitará la resaca en un santiamén.

La cura milagrosa a una noche salvaje después de los 30:

Porque tu yo de anoche insistió en tragarse demasiados tacos.

7. Tu perfil de Facebook antes de los 30:

Era imposible escapar de etiquetas en fotografías donde aparecías completamente ebrio. Todo lo que podías hacer era cambiar tu perfil a privado y rechazar cualquier solicitud de amistad de tus compañeros de trabajo.

Tu perfil de Facebook después de los 30:

Definitivamente, aceptaste a tus abuelos como amigos, y ahora que tus conocidos están casados, es imposible escapar de la avalancha de fotos de bebés que aparecen diariamente en tu inicio.

8. Tu metabolismo antes de los 30:

¿Qué es una arteria obstruida? Jaja

Tu metabolismo después de los 30:

Por lo menos sigues intentando…

¡Oh miren, hice una ensalada!

9. Zapatos antes de los 30:

Cuando eras más joven, parte de tu cerebro desactiva el dolor de caminar con pequeños artefactos de torturas por el tiempo que sea necesario para resaltar la figura de tu trasero y tener piernas más delgadas.

Zapatos después de los 30: ¡Vivan los zapatos sin tacón!

Son básicamente los monos deportivos de los zapatos, y ahora estas forzado a usarlos debido a tus arcos caídos y metatarsianos abandonado. Por lo menos solo los debes usar en casa… casi siempre.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR