Abandonada por su padre y con madre drogadicta, fue adoptada y hoy es la mejor atleta del mundo.

Abandonada por su padre y con madre drogadicta, fue adoptada y hoy es la mejor atleta del mundo.4.1kShares

¡Parece ser de goma!

Los Juegos Olímpicos son la oportunidad más grande que tiene un deportista para destacar y romper todos los records establecidos hasta la fecha, es por ello que cada vez que son celebrados estos juegos, el mundo entero está a la expectativa de conocer el próximo súper atleta y súper estrella que romperá todas las marcas; y no cabe duda que la estadounidense Simone Biles es una de ellas, pues desde su primer presentación hasta la de hace unos días en Rio 2016 una cosa esta clara: quiere el 10 perfecto y estar junto a otra ídolo de la gimnasia, Comaneci. Por ello hemos decido este artículo a la vida de la carismática y talentosísima atleta, Simone Biles.

La estadounidense no desconoce las dificultades, ya que desde muy pequeña ha estado luchando contra la vida misma para llegar donde está y pertenecer al grupo más selecto de súper atletas.

Esto le ha valido para conquistar 10 títulos mundiales (14 medallas en total). Y el próximo de Simone es conseguir el 10 perfecto, obtener todas las medallas de oro y así colocarse junto a Nadia Comaneci en el podio de las más grandes gimnastas que el mundo haya conocido.

Simone nació en Columbus, Ohio – EEUU, el 14 de marzo de 1997. Y desde que nació ha tenido una vida complicada, pues su madre era alcohólica y drogadicta y su padre la abandonó cuando nació junto a sus otros 7 hermanos. La gimnasta ha llegado tan lejos gracias a la crianza de sus abuelos maternos, sin embargo, a pesar de todo el amor y cuidados que ellos le brindaron, ella hasta el día de hoy visita al psicólogo semanalmente.

Por 6 largos años, Simone y una de sus hermanas fueron trasladadas de orfanato en orfanato hasta que finalmente en 2001 sus abuelos, Ron y Nellie Biles las pudieron adoptar oficialmente, por lo cual se mudaron a Spring, Texas.

Los abuelos de la Simone fueron los que la incursionaron en el maravilloso mundo de la gimnasia y fue descubierta por la entrenadora Aimee Boorman, la cual sigue a su lado.

Así que cuando ves a Simone Biles, no solo ves a una increíble atleta, también ves un sorprendente ser humano que ha alcanzado grandes proezas a pesar de todos los aspectos negativos de su vida gracias al amor incondicional de sus abuelos. Ella es el símbolo tangible que la perseverancia paga.

Para seguir celebrando esta increíble atleta, te dejamos con una de sus mejores y más recientes presentaciones, disfruta:

¡VIVA SIMONE BILES!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR