Asombroso: Esta mujer murió durante el parto. Pero cuando su bebé lloró…

Asombroso: Esta mujer murió durante el parto. Pero cuando su bebé lloró…39Shares

No existe una conexión más fuerte que la de una madre y sus hijos y es muy probable que luego de conocer esta historia creas más en ello, y es que es única y asombrosa.

Su inicio se dio el día en que Shelly Cawley y su esposo Jeremy supieron que se convertirían en padres. Ellos se conocieron en Concord, Carolina del Norte, durante la secundaria. Poco tiempo después de conocerse se hicieron novios y estaban tan ligados el uno al otro que para todos fue obvio que se casaran al finalizar la escuela. Tres meses después Shelly quedo embarazada de una hermosa niña. La ilusión de saber que una pequeñita llegaría a su vida llenaba sus vidas de felicidad, este regalo producto de su amor aumentaría su dicha y estarían alcanzando su más anhelado sueño.

No había nada de qué preocuparse, todo estaba saliendo muy bien, y se sentían muy afortunados, así que compraron ropa de bebé, zapatos, cuna, muchos juguetes, decoraron la habitación y la casa dio un cambio para mejor, hasta que por fin llegó el gran día. Acudieron al hospital inmediatamente cuando le comenzaron los dolores de parto a Shelly, y mientras iban en camino ella le repetía a Jeremy que estaría bien y que faltaba poco para conocer a su princesa... A pesar de que ella intentaba que él estuviera calmado y que la viera bien y sonriente como siempre había sido, algunas complicaciones con su presión arterial obligaron a los médicos a practicar una cesárea.

La niña lloró al nacer, era preciosa, tal y como su padre se la había imaginado, pero momentos después Shelly cayó en coma y todo se volvió un caos. Desafortunadamente un coágulo de sangre obstruyó arterias importantes del cuerpo de Shelly impidiendo que el oxígeno llegara a su cerebro. El ambiente estaba muy tenso, todos corrían de un lado a otro, los enfermeros se miraban con desesperación y los médicos hacían todo lo posible, pero Shelly no reaccionaba, sus ojos se cerraban y el ruido indeseado de los aparatos anunciaban la muerte de esta maravillosa mujer, Jeremy sabía que estaba perdiendo a su esposa.

En medio de su desesperación y sintiendo que su corazón se partía en dos finalmente escuchó el llanto de su hija, pero en ese mismo momento de emoción estaba la horrible sensación de perder al gran amor de su vida.

Ya no habían esperanzas, los doctores ya se estaban dando por vencidos después de muchos intentos por revivir a Shelly y en el momento en que todos bajaron la mirada y no hicieron más esfuerzos, Ashley Manus, una de las enfermeras que estuvo durante la cesárea tuvo una idea "En varias ocasiones había leído que el contacto de una madre con su recién nacido era muy beneficioso para el bebé pero ¿qué tal si lo probábamos a la inversa?" con un destello de esperanza, Ashley cargó a la bebé y con lágrimas en los ojos la puso sobre el pecho sin vida de su madre "Algo en el corazón me decía que al sentir el calor y el corazoncito de su bebita, Shelly regresaría, su lugar estaba aquí, con su hija, ella no podía dejarla". Jeremy también se acercó al cuerpo de su esposa y rodeo a sus amores con un fuerte abrazo mientras lloraba desconsolado... Pero minutos después la pequeña dio un grito estremecedor.

El monitor cardíaco indicó que Shelly había vuelto a la vida. Todos quedaron impactados, los doctores no tenían palabras para describirlo, Ashley se dejó caer de rodillas al sentirse ante la presencia de un milagro. Todos lloraban incesantemente, pues la bebé había recuperado a su madre. Shelly se recuperó lentamente y una semana después pudo tomar a su hermosa bebé entre sus brazos por primera vez. “Miré a mi hija a los ojos y pensé que era el bebé más bonito del mundo”, fueron las palabras de Shelly al contar su experiencia, “Sé que todas las madres piensan lo mismo de sus hijos pero nosotras tuvimos una conexión especial después de todo lo que pasó, ella me devolvió la vida, ella es mi vida entera”.

Shelly no para de repetir que su hija salvó su vida pero ¿es posible que haya sido de otra manera? En fin un hijo es el único testigo de cómo late el corazón de una madre desde lo más profundo de su ser.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR