Cómo afecta a la mujer el crecer junto a un hermano

Cómo afecta a la mujer el crecer junto a un hermano819Shares

Al crecer con un hermano, la mujer siempre tendrá a la mano un confidente en quien apoyarse tanto en los buenos momentos, como en los manos. Además, contará con una persona que la proteja y resguarde en cualquier circunstancia. E, incluso, tendrá un amigo, un compañero de vida que día tras día la acompañará y estará a su disposición sin importar el tiempo que lleven sin hablar, sin verse o la distancia que los mantenga separados físicamente.

Al crecer con un hermano, la mujer contará con un motivo por el cual sonreír, dado que esta persona que estará siempre a su lado es alguien que sabrá la forma más sencilla o adecuada de hacerla sonreír aun en los momentos más triste o de desánimo. Igualmente, tendrá una persona a la que correr en caso de que las cosas no estén del todo bien, y buscar un poco de auxilio en esos brazos para que sea él quien la defienda si ella no tiene las posibilidades de hacerlo. Así mismo, será una persona en la que ella podrá confiar y dejarle saber sus problemas, preocupaciones e intereses sin sentirse juzgada.

Al crecer con un hermano, también habrán muchas peleas y es que, cómo no, en todas las familias los hermanos pelean una tras otra vez, y luego otra. ¡O al menos una vez en la vida! Pero esto no es algo que deba destacarse puesto que este aspecto negativo no superará al resto, es decir, las múltiples tardes jugando entre ambos, las noches en las que conversaron sobre todo tipo de cosas, e incluso las mañanas en las que se confiaron una al otro toda clase de secretos. Esta es una conexión que sólo entre hermanos podría crearse. ¡Eso sí! Habrá momentos en los que la mujer no soporte a su hermano, pero, en el fondo, no podría imaginar su vida sin él, sin su presencia y sin su personalidad tan reconfortante. Puede ser tu enemigo, pero no es un secreto que también es uno de los más grandes amigos que la vida pueda regalarte.

Al crecer con un hermano, la mujer aprende poco a poco a valorarse, a darse su lugar y a respetarse a sí misma, puesto que aprende cómo ser fuerte. Aprende que debe enfrentarse con valor a los retos y al mundo sin ninguna clase de miedos puesto que, pase lo que tenga que pasar, su hermano, amigo, confidente y compañero estará cerca para defenderla y apoyarla en lo que necesite. La mujer formará un equipo tan fuerte y sólido con su hermano que nada ni nadie en la tierra podrá destruir.

Al crecer con un hermano, una mujer puede sentirse segura puesto que será protegida y contará con la defensa más importante para una chica, el corazón en caso de ser roto por alguien más. Y es que, si planeas enamorarte de una mujer que tiene uno, dos o más hermanos, lo más recomendable es que no intentes hacerle daños, puesto que el o los primeros que irían a por ti, serían ellos y es que la mujer, su hermana, se vuelve una de las cosas más preciada en su o sus vidas. ¡Ten cuidado!

Al crecer con un hermano, la mujer no solo aprender a valorarse y respetarse, sino que también aprende cuáles son sus defectos, las virtudes que la hacen distinta a las demás, las debilidades que puede tener y mejorar, así como su cuerpo. Todo esto gracias a que contará con alguien cerca de su lado que le haga saber las cosas de forma constructiva, respetuosamente y siendo en todo caso, totalmente sincero pero sin llegar a hacerle daño.

Al crecer con un hermano o dos, o tres o más, la mujer tendrá miles de motivos para sonreír día tras día, para aprender un poco más de la vida e incluso, entender, que cuando tus hermanos se sientan y están junto contigo ya sea física o espiritualmente, las cosas estarán bien y podrás sentirte como una de las mujeres más afortunadas del mundo.

Y es que, eres quien creció con uno o varios hermanos que, a su vez, son hombres de verdad que te ayudarán a ver la vida desde una perspectiva diferente.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR