Cómo maquillar tus ojos según su forma

Cómo maquillar tus ojos según su forma1Shares

Para maquillar tus ojos es fundamental que conozcas sus potenciales para que puedas sacarles todo el provecho y conseguir una mirada luminosa y profunda. Buenamente.com te enseña a maquillarlos según su forma natural y así lograr que todas las miradas se posen sobre la tuya.

Lo primero que debes hacer es identificar qué tipo de ojos tienes. Seleccionamos los cuatro rasgos distintivos que los caracterizan según su forma. Esta descripción te ayudará a identificar cuál aplica para ti.

Tienes ojos redondos si los extremos de éstos son achatados y tu iris se ve casi por completo. Normalmente en los ojos redondos es visible el párpado móvil. Algunos tienden a ser saltones y grandes.

Tus ojos son rasgados si sus extremos son alargados y se extienden bastante hacia la parte exterior. Los ojos rasgados tienden a ser pequeños y su iris se ve muy poco. En la mayoría de los casos el párpado móvil se ve muy poco o desaparece.

Eres una chica de ojos almendrados si sus extremos terminan en una ligera punta y el exterior está un poco hacia arriba. Casi todos los ojos almendrados son grandes, se ve la mayor parte del iris y el párpado móvil siempre está a la vista.

Finalmente, tus ojos son caídos si su extremo exterior está hacía abajo. En algunas ocasiones el párpado móvil también tiende a caer reforzando la sensación de mirada «dormilona». Los extremos de tus ojos pueden ser achatados o alargados, lo que los define como caídos es la inclinación hacia abajo que tienen por naturaleza.

Ahora que identificaste tu tipo de ojos, sigue paso a paso esta guía para maquillarlos adecuadamente:

Ojos redondos

Cuando maquilles tus ojos redondos deberás buscar, igual que las chicas con ojos caídos, que estos se vean un poco más largos y que terminen en una punta hacia arriba. Así les darás una apariencia más estilizada. Para conseguirlo sigue estos pasos:

  • Aplica sobre todo el párpado y el contorno del ojo una base del tono de tu piel.
  • Colorea la zona de tu párpado móvil con una sombra clara para iluminar tu mirada.
  • Dale forma almendrada a tu ojo aplicando en forma de V una sombra marrón u oscura en la parte externa del párpado móvil; cerca del rabillo del ojo.
  • Difumina la V sombreada que acabas de dibujar en la zona del rabillo del ojo.
  • Delinea tus ojos sin seguir la línea de tus pestañas (si haces eso, acentuarás la redondez de tu mirada). Dibuja con el lápiz una línea ascendente que comience en la mitad del párpado superior.
  • Termina la línea del delineado en punta hacia arriba.
  • También puedes delinear tu párpado inferior, alargando la línea un poco más allá del final del ojo y, de nuevo, desde la mitad del párpado. Esta vez sí deberás seguir la línea de tus pestañas.
  • Puedes difuminar la línea del delineado hasta fusionarla con la sombra oscura y añadir rimel.
  • Es importante que no agregues colores oscuros en la parte interior de los párpados.

Ojos rasgados

Los ojos rasgados tienen un párapado móvil muy pequeño y, en muchas ocasiones, cuando los ojos están abiertos este párpado desaparece. Cuando maquilles tus ojos rasgados buscarás darles la profunidad que no tienen por naturaleza. Por eso es importante que busques tonos oscuros que además ayudarán a resaltar la forma exótica natural de tu mirada. Para conseguir un look profundo, sigue estas indicaciones:

  • Aplica sobre todo el párpado y el contorno del ojo una base del tono de tu piel.
  • Colorea todo tu párpado móvil (del extremo interior al extremo exterior) con una sombra oscura.
  • Difumina esta sombra hacia tu párpado fijo creando un degradé donde el párpado móvil tiene el color más oscuro y profundo.
  • Delinea tu ojo con un lápiz muy fino (recomendamos un delineador líquido en pincel delgado) dibujando una línea a ras de tus pestañas.
  • Es importante que no olvides delinear la línea de pestañas de tu párpado inferior. Cuando lo hagas, no dibujes la línea dentro del ojo; intenta que ésta contornée las pestañas lo más abajo posible.
  • Añade, arriba y abajo, rimel de tono negro profundo.

Ojos almendrados

Este tipo de ojos es el más fácil de maquillar. Su forma natural se presta para la versatilidad y podrás escoger un estilo diferente para cada ocasión. Para la noche te recomendamos un estilo profundo y difuminado con tonos oscuros o colores vibrantes. Para el día puedes usar colores que iluminen tu mirada. Si quieres aprender cómo lograrlo, sigue estos pasos:

  • Aplica sobre todo el párpado y el contorno del ojo una base del tono de tu piel.
  • Colorea todo tu párpado (móvil y fijo), desde la línea de tus pestañas hasta el arco de la ceja, con un tono beige o crema.
  • Aplica un tono medio (marrón claro, dorado, terracota) en tu párpado móvil.
  • Resalta la cuenca de tu ojo dibujando en ella una línea en tono más oscuro.
  • Difumina con un pincel la línea de la cuenca. Puedes redondearla o terminarla en V en el rabillo del ojo.
  • Delinea tus ojos con una línea ligeramente ascendente que vaya desde el extremo interior de la línea de las pestañas y termine un poco más allá del rabillo del ojo.
  • También puedes añadir rimel para darle más fuerza a tu mirada. Cuando lo hagas, cepilla muy bien las pestañas exteriores. Esto las hará ver más largas reforzando la forma almendrada de tus ojos.

Ojos caídos

El objetivo principal de maquillar los ojos caídos es realzarlos para conseguir una mirada más despierta. Te explicamos, paso a paso, cómo conseguirlo:

  • Aplica sobre todo el párpado y el contorno del ojo una base del tono de tu piel.
  • Delinea el párpado superior dibujando una línea a ras de tus pestañas. Hazlo desde la mitad y hasta el final del ojo.
  • Refuerza la línea del delineado y dibuja un rabillo en punta hacia arriba en el extremo exterior del párpado.
  • Delinea el párpado inferior desde el mismo punto y al llegar al final de ojos, une las dos líneas de delineado en una sola punta hacia arriba.
  • Aplica rimel de manera abundante arriba y abajo, en especial en las pestañas de la parte exterior del ojo.
  • No te recomendamos usar sombra en la cuenca del ojo. Esto podría hacer que se vea más caído tu párpado.

No existe un tipo de ojo que no se pueda embellecer con estos trucos, todos, en su singularidad, son hermosos y atractivos. Puedes hacer de tu mirada un arma poderosa de contacto y reforzar su potencia maquillándolos adecuadamente.

¡Déjanos saber tu opinion!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR