Conoce La Historia Del Fisicoculturista Que Murió De Cáncer Debido Al Abuso De Esteroides

Conoce La Historia Del Fisicoculturista Que Murió De Cáncer Debido Al Abuso De Esteroides72Shares

Este fisicoculturista ingería 10.000 calorías diarias aproximadamente, su dieta se basaba en hamburguesas, pizzas y tocino, además de numerosas bebidas energéticas.

Conozca a Dean Wharmby, el fisicoculturista que comía 10.000 calorías diarias aproximadamente y que además, abusaba de los esteroides. Debido a su estilo de vida de abuso de los esteroides, comida chatarra y consumo excesivo de bebidas energéticas, Dean tuvo que luchar contra el cáncer de hígado por más de 5 años hasta que falleció cuando tan solo tenía 39 años de edad.

Dean tenía el objetivo de tener el físico de culturista perfecto y por ello se sometió a una dieta de 10.000 calorías diarias, dicha dieta se basaba en hamburguesas, pizzas y sándwiches de tocino.

Este fisicoculturista también era un padre y debido al abuso de los esteroides ahora ya no está con su pequeña; Dean se inyectaba esteroides anabólicos para incrementar su energía y esculpir sus músculos al máximo, la Dra. Lisa Hashimi resalta el hecho que este desafortunado evento debe servir como recordatorio para todo aquellos que consumen anabólicos pues son muy peligrosos.

Luego de los estragos que dejó el abuso de los anabólicos, Dean retomó su fe en la medicina natural.

Charlotte Rigby, quien fuese pareja de Dean, declaró que cuando conoció a Wharmby hace 8 años atrás, sospechó que el usaba esteroides pues el volumen y aspecto de sus músculos no eran normales; no obstante, añadió que cuando se volvieron una pareja en 2010, él estaba tratando de dejar los anabólicos.

“Ser grande era por lo que todo el mundo conocía a Dean. Yo no sabía los pormenores, pero sabía que una gran cantidad de personas estaban utilizándolos (esteroides anabólicos). Lo hacen a causa de los beneficios que las personas podían ver con sus cuerpos “. - Charlotte Rigby, pareja del fallecido fisicoculturista-

Durante el mes de marzo, Dean aclaró al Daily Mail que asumió esa dieta de aproximadamente 10.000 calorías diarias porque “quería ser lo más grande posible” además añadió haber usado esteroides “porque todos lo hacían”. Posteriormente de adquirir estos hábitos alimenticios, Dean formó su propio negocio y alega que:

“Yo podía entrenar a 7 clientes en un día, de principio a fin. Luego seguía teniendo energía para entrenarme a mi mismo”.

Toda esta energía provenía de 7 u 8 latas de bebidas energéticas que consumía cada 2 horas, esto sin añadir las calorías que consumía gracias a su dieta extrema.

Luego de seguir cierto tiempo bajo este régimen, su cuerpo no pudo más y tuvo que luchar más de 5 años con un cáncer de hígado. Dean tuvo la oportunidad de asistir a quimioterapia y un trasplante de hígado pero al final decidió utilizar medicinas naturales.

“Me negué desde el primer día. La razón principal por la que elegí lo natural en lugar de lo artificial es porque quiero vivir. Yo no quiero morir”.

Afortunadamente, un año después de tratamiento Dean venció los tumores, pues había desaparecido pero para su desgracia retomó su viejo y nocivo estilo de vida.

No fue sino en 2013, cuando durante una intensa sesión en el gimnasio colapsó y fue llevado directamente al hospital, que retomó su estilo de vida saludable.

No obstante, esta vez no tuvo tanta suerte, primero terminó con su pareja y por algún tiempo no tuvo un hogar y como resultado se le dificultaba seguir con su estilo de vida saludable.

En noviembre, los doctores le advirtieron que solo contaba con una expectativa de vida de tan solo 3 meses, un duro golpe para la vida de este hombre. A pesar de la dura noticia, Dean intentó retomar su estilo de vida sano pero el cáncer era demasiado grande para ser extirpado y estaba muy avanzado y aunque con ayuda de su novia recaudaron fondos para pagar los tratamientos, Dean Wharmby falleció.

Poco tiempo después del fallecimiento de Dean, su novia publicó en Facebook : “Sé que donde está ahora, es libre, él es increíble, se ha sacudido toda su enfermedad y el dolor. Ahora es puro y perfecto, y vivirá para siempre”.

Esperamos que la muerte de Dean no sea en vano y sea convierta en un mensaje de alerta para todos aquellos atletas que están haciendo uso de anabólicos ¿realmente vale la pena poner tu vida en juego por lucir más musculoso?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR