Conoce La Historia Detrás De Una Chica Que Sufrió Un Aparatoso Accidente Y Ahora Es Una Entrenadora Personal

Conoce La Historia Detrás De Una Chica Que Sufrió Un Aparatoso Accidente Y Ahora Es Una Entrenadora Personal138Shares

Todo comenzó el 2009 cuando la protagonista de esta historia, Kellie Mencel, tan solo tenía 17 años de edad sufrió un aparatoso accidente; desafortunadamente, Kellie se quedó dormida mientras maneja su auto a unos 100 km/h cuando despertó era demasiado tarde pues el auto estaba dando vueltas fuera de control hasta que la chica quedó inconsciente atrapada dentro del automóvil. Para su fortuna, los bomberos hicieron presencia en el lugar y la trasladaron de inmediato al hospital más cercano.

El mencionado accidente marcó la vida de Kellie, quien para ese entonces estaba a punto de cursar el último año de secundaria, la chica le cogió miedo a los automóviles y al simple hecho de conducir. Es por ello que tras estar una semana en observación en el hospital y estar postrada en cama, su familia decidió trasladarla a su cabaña en el lago para que ella pudiese relajarse y olvidar lo que pasó.

Sin embargo, el accidente automovilístico no sería lo único que marcaría la vida de Kellie, pues el día menos esperado ella decidió que quería practicar esquí acuático, para ello necesitaba encender su lancha pero tras varios intentos la misma no enciende y de repente la lancha se incendia:

Kellie recuerda a la perfección cómo las llamas iban directamente a sus ojos y cómo las mismas la quemaban mientras ella intentaba mantenerlos cerrados. En un momento dado, intentó saltar al agua pero resbaló y cuando giró la mirada se dio cuenta que su papá seguía dentro de la lancha, mientras que vio que sus pies estaban en llamas y cuando por fin pudo zambullirse al agua entró en shock, mientras que su papá permanecía en la lancha gritando por ayuda.

Afortunadamente, fueron auxiliados por un barco que se encontraba cerca y en cuanto la chica salió del agua sintió un dolor tan fuerte que pensó que estaba muriendo. Por otro lado, el hecho generó mucho revuelo por lo que los medios no tardaron en llegar a la escena que en realidad empeoraron la situación de la chica, quien señaló ” La última cosa que necesitaba era gente tratando de fotografiar mi cara y cuerpo quemado”.

Sin duda las primeras semanas de recuperación fueron las más difíciles, ya que sufrió de una combinación de una fuerte depresión consecuencia de estrés postraumático y ansiedad. Por si esto no fuese poco, Kellie tuvo que aprender a caminar de nuevo y por alrededor de 2 años tuvo que cubrir sus heridas del sol para que el mismo no maltratara la piel sensible e hidratar las áreas afectadas 5 veces al día. No obstante, ella agradece su recuperación a dos grandes cosas: su familia y el ejercicio.

Actualmente, Kellie se ha recuperado completamente y a sus 22 años de edad está estudiando Fitness y nutrición, y trabaja como entrenadora personal ¡solo mira lo hermosa que luce!

La joven asegura que hacer ejercicio es el mejor antidepresivo que existe y que su más grande satisfacción es ayudar a otros a sentirse bien consigo mismos.

No cabe duda que Kellie es toda una guerrera, ya que nunca dejó luchar incluso tras sufrir dos terribles accidentes, pues siempre lucho por recuperarse y sin los mencionados hechos jamás hubiese despertado su pasión por el ejercicio, la nutrición y el bienestar en general. Ella es realmente un modelo a seguir.

COMÉNTANOS qué te pareció la increíble historia de superación de esta chica.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR