De la maleta salían sonidos extraños. Mira el increíble contenido descubierto por la policía.

De la maleta salían sonidos extraños. Mira el increíble contenido descubierto por la policía.421Shares

El tráfico de animales exóticos o en peligro de extinción es un negocio que representa una enorme economía ilegal. Se estima que el año 2015, se ubicaba alrededor de los 2,200 millones de dólares. Las personas que se dedican al tráfico de estas criaturas los venden con el fin de que la gente los use o como mascotas, o para la fabricación de artículos de moda. Los países en los cuales estos animales habitan, cuentan con un fuerte sistema de seguridad en sus aeropuertos para revisar meticulosamente todo lo que se transporta y así reducir el tráfico; sin embargo, los traficantes siempre consiguen nuevas maneras de burlar estos mecanismos.

Muchas especies exóticas o en peligro de extinción habitan en las selvas de Indonesia, aunque lamentablemente, los sistemas de seguridad de sus aeropuertos no cuentan con suficiente seguridad, por lo que los traficantes suelen preferir esta locación para sus traslados. Además de la poca seguridad, los agentes de la aduana allí tienen la reputación de ser de lo más corruptos. 

Son muy pocas las ocasiones en las que un traficante es aprendido por estas aduanas. Afortunadamente, esta historia es una de esas ocasiones.

El personal de la aduana estaba inspeccionando el equipaje de un individuo que actuaba de manera muy sospechosa: no paraba de mirar para todos lados, se pasaba las manos por la cara y la cabeza, y tenía la mirada perdida. Al empezar la revisión, lo primero que notaron fue la gran cantidad de botellas de plástico que transportaba, y aún más curioso era el sonido que provenía de las mismas. Al mirarlas más de cerca, visualizaron que el contenido de las botellas les miraba de vuelta, además que tenía un plumaje abundante, y que... estaba vivo.

Los cazadores furtivos tenían la intención de transportar 50 Cacatúas de Moño Amarillo o Galeritas, en una maleta. Su objetivo era venderlas en Europa y Estados Unidos, donde se estima que de cada Cacatúa se cotiza por encima de los 1,000 dólares. Así es, en esa sola maleta decomisada, había un valor en contrabando que superaba los 50, 000 dólares.

Para conseguir meter cada cacatúa en las botellas, la parte inferior del recipiente fue cortado y luego vuelto a pegar. Los ejemplares más grandes que no cabían, sufrieron un destino horrendo: les cortaron las alas, a muchas otras se les deshidrató para que se volvieron más pequeñas y al final, se les forzó a entrar usando cintas y vendas. Un crimen realmente inhumano hacia estos hermosos ejemplares. 

A raíz de esto, se presume que este método de contrabando sea uno de los más usados, y la aduana ha incrementado su seguridad. Sin embargo, la corrupción y los agentes sin escrúpulos que buscan dinero extra sin tener ninguna consideración a la vida de estos animales, hacen que este crimen sea casi imposible de erradicar. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR