Descubre la Asombrosa pero Real Historia de una Niña que Dio a Luz Cuando Tenía 5 Años

Descubre la Asombrosa pero Real Historia de una Niña que Dio a Luz Cuando Tenía 5 Años249Shares

El relato que leerás a continuación es de los que te hacen reflexionar que nada es imposible. Lina Medina Vásquez es oriunda de Huancavelica, Perú, y ahí nació el 27 de septiembre de 1933, siendo considerada la madre más joven de la historia. Actualmente, Lina cuenta con 82 años, pero a la edad de cinco años, siete meses y veintiún días, dio a luz a su primogénito, Gerardo, quien nació completamente sano y sin ningún tipo de problema a nivel físico.

Al comenzar a notar que su vientre crecía, el padre de Lina, Tiburcio Medina, la llevó a los chamanes de la aldea presionado por las supersticiones de sus vecinos, ya que ellos creían que todo era causa de una maldición del espíritu de los andes, Apu. Los chamanes creyeron que no era más que un tumor, por lo que le recomendaron que la llevara a Pisco, la ciudad más próxima a donde vivían.

Luego de hacerle los exámenes, el Dr. Gerardo Lozada decidió que lo más conveniente era derivar su caso a Lima, capital del Perú, donde finalmente los especialistas que la atendieron les dieron un sólido diagnóstico: Lina se encontraba en estado. Luego de un mes, y para ser más precisos el 14 de mayo de 1939, Lina dio a luz a un niño por medio de una cesárea, llevada a cabo por el Dr. Lozada, el Dr. Colareta y el Dr. Bussalleu.

Llamaron al bebé como el doctor que había atendido a Lina, Gerardo. El bebé en cuestión pesó 2 kilos y 700 gramos, y estaba perfectamente sano. Este fue criado creyendo que era el décimo hijo de sus abuelos, pero cuando tenía 10 años supo que su verdadera madre era Lina y no su hermana. Gerardo llevó una vida común y corriente pero saludable hasta los 40 años, edad en la que falleció por causa de una enfermedad en la médula ósea.

Este suceso fue muy famoso en la época, hasta les llovieron las ofertas para que los abuelos del niño llevaran a Lina y a su hijo Gerardo a la Feria Mundial de Nueva York, con todos los gastos pagados, con el fin de ser exhibidos como fenómeno. Ellos se rehusaron a esta oferta pero aceptaron otra mucho más productiva, en la que un empresario estadounidense les ofrecía 5.000 dólares, a cambio de que madre e hijo fuesen investigados por científicos de ese país. Dicho trato incluía un fondo que garantizaría el bienestar de la familia de por vida, pero el gobierno del Perú rechazó darles vía libre, con la excusa de que Lina y su hijo se encontraban en “peligro moral”.

Los estudios médicos diagnosticaron que Lina empezó a menstruar a la edad dos años y ocho meses. Se piensa que su hijo fue concebido cuando ella solo contaba con cuatro años y ocho meses, pero hasta la fecha, no se sabe cómo pasó.

El padre de la niña, Tiburcio, estuvo en prisión por varios días porque se sospechaba que la había violado, pero se le dejó en libertad al no existir pruebas de que hubiera sido el responsable. Pero eventualmente, las sospechas recayeron sobre uno de sus ocho hermanos, el cual tenía problemas mentales, archivándose el caso.

En Perú, a Lina se le considera una especie de Virgen María, ya que se decía que concibió a su hijo sin el “pecado original”, motivo por el que los pobladores tenían fe ciega en que Gerardo era hijo del dios Sol. Cuando tenía 33 años Lina contrajo matrimonio con Ricardo Jurado. Y nació su segundo hijo fruto de ese matrimonio. Hoy en día, Lina vive en un pueblo llamado Chicago Chico, no lejos de la capital peruana.

Pero no fue hasta el 2002, cuando el ginecólogo José Sandoval escribió acera de su historia, lo cual agilizaría los trámites para que Lina pudiese beneficiarse de una pensión vitalicia.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR