El Vínculo que Tiene Esta Tribu con la Naturaleza es tan Grande, que Hasta Amamantan Primates y Ardillas

El Vínculo que Tiene Esta Tribu con la Naturaleza es tan Grande, que Hasta Amamantan Primates y Ardillas166Shares

En lo más profundo del Amazonas brasileño, habita la tribu Awa, la cual sido una de las más amenazadas por colonizadores europeos y por ganaderos. Fueron esclavizados y exterminados por los Europeos (en 1835) y sus tierras les fueron arrebatadas por los ganaderos.

500 años atrás, cientos de miles de miembros de la tribu habitaban en el estado de Marañón en Brasil. Actualmente solamente quedan 300 cerca de Barra do Corda

Sin embargo, aún así, conviven en total armonía con la naturaleza, andan por la selva con sus hijos, sus armas y hasta sus mascotas. Las familias Awa adoptan animales salvajes y los crían como si fueran sus hijos; las mujeres amamantan primates y ardillas hasta que crecen lo suficiente para sobrevivir por su propia cuenta.

Son escasa las personas que han estado en contacto con esta tribu. Entre ellos, el fotógrafo Domenico Pugliese, quien tuvo la suerte de compartir un buen tiempo con ellos y registrar su maravillosa vida; donde reina el respeto por el mundo natural.

En el año 2009, Pugliese, un periodista y un antropólogo, se adentraron en la selva amazónica para conocerlos. Según sus vivencias, fue algo surrealista y para la tribu también lo fue. No lograban comprender bien de donde venían y ver a tres personajes del mundo moderno sin una familia, parecía no tener sentido; puesto que para ellos la familia lo es todo.

Pero, ¿qué halló el fotógrafo al adentrarse cada vez más en la vida de los Awa?

Halló una tribu que adora a su familia, incluidos los animales que alimentan y cuidan como si fueran niños. Cerdos salvajes, ardillas y roedores  forman parte de la lista de animales que aman, pero los monos son sus preferidos. A pesar de que los primates son una fuente de alimento para los Awa, cuando un bebé primate llega a la familia y es alimentado por una madre humano, éste se vuelve intocable. Incluso si el primate crece y vuelve a la vida salvaje, los Awa lo reconocen como miembro de la familia y no lo cazan.

Debido al daño que les han hecho, se han visto obligados a llevar una vida nómada

Por ello se han vuelto hábiles cazadores y constructores de refugios. Pero lo triste es que después de 200 años de nomadismo, la tribu aún sigue amenazada en especial por los incendios causados por quienes destruyen la selva en busca de negocios rentables.

“Hoy visité el bosque y estuve rodeado de polvo y humo. Había fuego por doquier y estaba muy cerca de nuestra comunidad. Hace falta que el gobierno nos ayude. Solos no podremos parar los fuegos, ya que son muchos. El bosque es rico en frutas y están acabando con todo. Nuestro arroyo también se está secando. ¿En qué lugar cazaremos?, ¿en qué lugar recogeremos miel? Hoy estoy muy triste y angustiado”

La tribu no sólo está cerca de la naturaleza, sino que es naturaleza y no merece quedarse sin ella.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR