Ella Adopta Un Bebé. 27 Años Después, El Hace ESTO Detrás De Su Espalda.

Ella Adopta Un Bebé. 27 Años Después, El Hace ESTO Detrás De Su Espalda.58Shares

Todos los niños merecen padres amorosos. Esto es algo que yo realmente creo. Sin embargo, también es algo que no siempre es el caso. Por suerte hay personas maravillosas como Ingeborg McIntosh quien tan amablemente ofrecen sus casas a varios hijos adoptados durante toda su vida. Ingeborg ayudó a criar a muchos niños en sus años de adulto, pero ninguno se destacó bastante como Jordan.

Ingeborg comparte un vínculo especial con Jordan que fue diferente a todo lo que había experimentado antes ...

Ingeborg crio a Jordan desde que era un bebé pequeño. Desde el momento en que lo conoció, ella supo que quería adoptarlo. Sin embargo, la madre biológica de Jordan esperaba que su bebé fuera adoptado por una familia afroamericana, o por lo menos una pareja birracial. Ingeborg continuó criando a Jordan en su casa y nunca perdió la esperanza de que algún día sería oficialmente su hijo.

Cuatro años después, Jordan todavia no había sido adoptado. 

Después de cuatro largos años de amor y cuidando a Jordan, los sueños de Ingeborg finalmente se hicieron realidad. Ella firmó los papeles de adopción, y Jordan fue oficialmente hijo de Ingeborg. Para el resto de su infancia, se preocupaba por Jordan lo mejor que pudo y le pidió nada a cambio.

Pero en los tiempos difíciles, Jordan le mostró a su madr lo agradecido que el era.

Más de 20 años después, Ingeborg recibió algunas noticias potencialmente devastadora. Ella fue diagnosticada con una  enfermedad llamada poliquística renal. Para  sobrevivir, necesitaría un nuevo riñón. Cuando Jordan escuchó la noticia, sabía que tenía que hacer algo para ayudar.

Sin avisar a su madre, hico una prueba para ver si podría clasificar para donar su riñón ...

Por suerte para Jordan y su madre, el era compatible con su madre! Pero Ingeborg no quería que su hijo querido se sometiera a una cirugía intensa. Ella le instó a reconsiderar su decisión. Sin embargo, Jordan queria pagarle a esta mujer que en última instancia había cambiado su vida.

Sin ninguna duda, Jordan se sometió al procedimiento ...

Jordan hizo el máximo sacrificio por su madre, y al final, todo salió a la perfección! Tanto Ingeborg y Jordan se recuperaron del procedimiento sin ningún tipo de complicaciones. 'La historia de la McIntosh es una que todos los padres y el niño deben escuchar. Ingeborg hizo todo lo posible para Jordan cuando era un niño, y al final, él hizo todo lo posible por ella.

Es sorprendente lo fuerte que el vínculo entre una madre y su hijo puede realmente ser.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR