Entérate De Dos Palabras Que NO Debes Decirle A Tu Pareja Durante Un Discusión

Entérate De Dos Palabras Que NO Debes Decirle A Tu Pareja Durante Un Discusión2Shares

Discutir es horrible lo sabemos, sobre todo si es con tu pareja o esa persona especial pero deben haber limites o podría ser una discusión irremediable. No obstante, veamos el lado positivo de las discusiones en pareja. Primero que nada, si ambos discuten eso demuestra que hay interés de ambos en mantener la relación, solo que en ese momento tienen algún problema y debaten quien tiene la razón; como resultado de demostrar interés al discutir podemos decir que eso también significa que esa persona te quiere de verdad y tú a ella, y para que la relación se mantenga estable y en paz te diremos un secreto para evitar tanto desgaste durante las discusiones, no uses las palabras NUNCA, ni tampoco SIEMPRE.

Lo sabemos, nosotros también estábamos un poco escépticos al principio, y aunque puede que parezca tonto o muy fácil, no lo es. Analicemos estas palabras un segundo, pues ambas palabras al utilizarlas en medio de una discusión SIEMPRE se usan para generalizar situaciones y NUNCA para nada más ¿vieron? Generalizar está mal, ambos saben que no es cierta cualquier situación en la cual usen estos adverbios de frecuencia.

Es más fácil decirlo que hacerlo y nunca medimos las consecuencias de nuestras palabras en nuestro ser querido, pues basamos nuestro criterio en hechos recientes, los cuales mezclados con el enojo del momento puede terminar en una discusión sin vuelta atrás.

Te recomendamos evitar usar las mencionadas palabras, pues una vez alguno de los dos lo haga hiere al otro y desencadenan una oleada de reclamos haciendo infinitos usos de SIEMPRE y NUNCA, con el objetivo de reclamar, y de esta forma se pierde el objetivo y propósito de la discusión.

Sabemos que es difícil pues no aplicarás estas enseñanzas de buenas a primeras, sin embargo, insistimos en el hecho que no debes “atacar” a tu pareja con estas palabras cuando estén discutiendo, además, trata de pensar muy bien las cosas antes de decirlas, en lugar de detonar una guerra de palabras ofrécele soluciones o propuestas a tu pareja y si por el contrario eres quien está molesto, pues deja claro a tu pareja cuáles son tus quejas y los motivos. Verás que en poco tiempo las discusiones serán mucho más manejables y menos aguerridas.

COMÉNTANOS tu opinión acerca de esta recomendación.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR