Esta chica creía que estaba tomando fotos a una casa abandonada. Pero al mirar de cerca descubrió algo que la impactó.

Esta chica creía que estaba tomando fotos a una casa abandonada. Pero al mirar de cerca descubrió algo que la impactó.34Shares

Observó con más cuidado usando el lente de su cámara y ahí fue cuando lo vio...

Leslie es una chica que siente una gran pasión por retratar casas abandonadas. Se dedica a fotografiar casas en cualquier lugar, pero eso sí, deben estar completamente vacías. Un día, que además era su cumpleaños, la joven llegó a casa luego de varias horas de trabajo, pero entonces decidió que retrataría una casa más. Aunque estaba muy cansada, no pudo resistirse a la estructura de esa casa que llamó mucho su atención, tanto que detuvo su auto para bajarse y tomar algunas fotos.

Sujetando su cámara, caminó hacia la casa hasta estar a una distancia acorde para retratar la estructura de la mejor manera posible. Cuando enfocó la imagen con su lente, lo vio; se trataba de un ser humano rodeado de una horrorosa inmundicia. Pensó que ese lugar se vendría abajo en cualquier momento, había comida tirada en el piso, ropa regada por todas partes, los muebles estaban todos arrumados y esa persona estaba ahí en medio de todo eso.

Leslie decidió acercarse a la casa hasta llegar prácticamente a la puerta principal. Y entonces decidió entrar.

El hombre que abrió la puerta era un señor de avanzada edad llamado Lawrence, él la recibió aunque estaba un poco sorprendido y a la vez sentía una gran felicidad. Solo tenía un ojo, su cadera estaba rota y confesó que hacía mucho tiempo que no salía de la casa. Así que Leslie no dudo en quedarse para saber más de él.

Él le contó que en el año 2000 un toro le fracturó la cadera y que desde ese día todo cambió en su vida. También le contó que sus hermanos estaban muy enfermos y que permanecía la mayoría del día en casa acompañado de sus penurías y de la soledad. La joven lo preguntó si podía retratarlo y él, muy cordialmente, aceptó.

Leslie compartió las imágenes en su cuenta de Instagram y la historia no tardó en hacerse popular. Además, escribió un texto para acompañar las fotografías.

“Este es Lawrence”, escribió. “Él vive en una casa que yo creí estaba abandonada. Los arbustos han crecido mucho, el techo está en pésimas condiciones y el interior haría creer a cualquier que el lugar está desierto. A Lawrence le cuesta salir de la casa y por eso pasa la mayoría del tiempo ahí dentro, solo. Perdió su ojo derecho y tiene una infección en el izquierdo. Cuando me vio, fue muy amable y me dejó tomarle esta foto que atesoraré para siempre. Es un alma hermosa y yo planeo visitarlo constantemente. Publico estas fotos para inspirar a otros a acompañar a quienes ya están solos. Esas almas viejas todavía están llenas de vida y me siento bendecida de poder haber conocido a una”.

La amistad entre Leslie y Lawrence se hizo cada vez más grande. Ella iba a visitarlo todas las semanas y disfrutaban de la comida mientras conversaban amenamente. Llegaron a conocerse muy bien e incluso decidieron salir de la casa. Leslie lo llevó a visitar varios lugares de la ciudad.

¡También celebraron su cumpleaños!

Esta no es sólo la historia de Lawrence, sino la de muchas personas que están en esta étapa de sus vidas, pero que lamentablemente no tienen compañía. Sin embargo, también es una muestra de que nunca es tarde para dar una mano a quienes lo necesitan y siempre podemos tener tiempo para alegrar con nuestra compañía a esos ancianos que visiblemente no tienen a nadie a su lado.

Esta es una gran obra. ¿Qué te ha parecido?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR