Esta es la Forma Correcta de Limpiarse el Trasero

Esta es la Forma Correcta de Limpiarse el Trasero170Shares

Todo ser humano lo hace a diario, pero no todo ser humano lo hace de la forma correcta.

De cualquier modo, la práctica es lo que hace al maestro, ¿cierto?

Hoy te ofrecemos cuál es la manera más conveniente de limpiarte el trasero, hazlo por tu salud y por la de tus nalgas, con una serie de sencillos tips.

Lo que nosotros te recomendamos es que uses un papel higiénico de hoja gruesa, que rinde más, te garantiza más suavidad y evita daños en el área.

Lo más idóneo es tomar tres hojas y doblarlas, dejando espacio suficiente para utilizar las dos caras de la hoja.

No utilices el papel perfumado, ya que algunos colorantes y perfumes podrían provocar irritación o alergias en tu ano.

Tres hojas son más que suficientes. Doblar tres hojas brinda un espesor ideal para no tener que llenarte las manos de "Nutella". Desenróllalo por encima, la punta del papel queda más accesible y facilita el proceso con solo una mano.

2. Hazlo sentado

La manera más conveniente de hacerlo es sentado, ya que los glúteos están separados.

Si el baño no está limpio y prefieres asearte sin tocar el asiento, también puedes agacharte.

No es recomendable que te limpies totalmente de pie, pues las nalgas prácticamente se están besando e imposibilitan el acceso del papel al agujero.

Solo hace falta encogerse un poco cuando te vayas a asear.

3. Más conveniente de delante hacia atrás

Con movimientos  suaves, mejor hacerlo de delante hacia atrás para que las heces no se desplacen hacia la zona íntima.

Si eres mujer, ya que la uretra se encuentra muy próxima al ano, la transmisión de bacterias puede ocasionar infecciones en el tracto urinario.

Esto es crucial para que no ocurran posibles infecciones en el aparato urinario, muy común entre ellas.

4. Deshazte de él

Para deshacerse del resto de heces explosivas o bailarinas que tienden a quedar por ahí, hay que usar toallitas húmedas, como las que se emplean para los bebés.

Si tienes la zona anal peluda, las toallitas son útiles para desenredar al barbudo.

Es vital que no dejes la zona húmeda, pues de esa forma evitarás la proliferación de hongos.

5. Lávate si lo necesitas

Si padeces de hemorroides, lo cual es muy común en personas que defecan heces duras, o tienes bastante sensibilidad anal, lo mejor es aplicar agua tibia y un poco de jabón neutro.

Lo mismo pasa con la infernal diarrea, es más conveniente un chorro de agua limpia para evitar esa molesta irritación luego de tanto limpiar.

Solo que cuando termines trata de que se quede bien seco.

Encuentra más historias en buenamente.com


Síguenos en Facebook

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR