Esta mujer invirtió más de $76,000 USD para verse "Perfecta". Pero tienes que ver las fotos de su antes...

Esta mujer invirtió más de $76,000 USD para verse "Perfecta". Pero tienes que ver las fotos de su antes...419Shares

Todos somos obras en proceso, cada uno de nosotros.

Todos tenemos partes de nuestro cuerpo en las que queremos trabajar, aunque sea nuestra actitud, nuestra apariencia física, nuestra cintura, nuestro rentabilidad, nuestro intelecto o nuestras habilidades. Algunos toman clases de cocina, empiezan clases de ganchillo o empiezan a trotar, mientras que otros regresan a la escuela. De manera independiente, cada persona tiene una meta en mente, una linea de llegada que esperan pasar. Si no estás avanzando, sino que estás estancado — y eso no es vida.

Y cuando esa linea de meta se hace especialmente larga, las personas llegan a extremos para alcanzarla. Esto sucede todos los días. Hay un gran grupo de personas que quiere escalar el monte Everest o ganar una medalla olímpica de oro y todos ellos deben realizar agotadores entrenamientos diariamente para alcanzar sus sueños.

Pero algunas veces perseguir un sueño viene acompañado de gastos inesperados.

En su búsqueda de la perfección, Fulvia Pellegrino ha invertido más de $76,000 USD en cirugías plásticas.

Pero su búsqueda de la perfección le ha costado más que solo dinero. Ella ha perdido a muchas de sus amistades y también familiares. Ella y su esposa, Marisa, viven como marginadas en el pequeño pueblo italiano de Peveragno.

Luego de una serie de procedimientos quirúrgicos incluyendo aumentar su pecho cuatro veces, dos rondas de liposucción, una rinoplastia y más de 150 inyecciones en los labios y mejillas, ella aún está en la búsqueda de su apariencia perfecta.

Ella dice que quiere verse como la estrella americana transgénero de cine para adultos Alannah Starr.

Fulvia supo desde la edad de 15 años que era transgénero, pero ocultó su verdad de su familia.

Su padre, un sacerdote, no lo habría aprobado. "Él tuvo tres hijos y solamente quería tener tres," dijo Fulvia al Daily Mail.

Ella creció como Fulvio y aprendió a compensarlo con un estilo de vida típicamente masculino.

"Intentas enmascararlo cada día, jugando fútbol, tomando cerveza, comprando 4x4s americanos y yendo a cazar para sentirte como hombre," explicó.

Pero obviamente, eso no duró por mucho tiempo.

Dieciséis años atrás, ella rechazó su encubrimiento y le admitió a Marisa su deseo de transición.

Naturalmente para Marisa fue difícil al principio, pero ella apoyó a Fulvia y siguieron viviendo juntas, ahora más como hermanas que como una pareja casada.

Su familia pasó por momentos difíciles debido a esto. Incluso su padre intentó recluirla en un pabellón psiquiátrico.

Cuando el padre de Fulvia falleció, a ella se le prohibió ir al funeral.

Los vecinos del vecindario de Fulvia también le dieron la espalda, llamándola "el payaso de Peveragno."

"Ellos me señalan, hablan sobre mí, inventan historias sobre mi diciendo que soy una prostituta," nos contó.

Por el momento Fulvia y Marisa se enfrentan a problemas financieros, teniendo que vivir únicamente con el sueldo que Marisa gana como terapista holística.

Las armas y los autos costosos se han ido, fueron vendidos junto con una casa para pagar sus cirugías. Sin embargo Fulvia aún no ha terminado con sus cirugías. "No me detendré aquí," dijo. "quiero seguir adelante porque no es perfecto. Si alcanzo la perfección, quizás me detenga."

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR