Esta pareja adoptó a una bebé, pero el padre no pudo contener las lágrimas cuando conoció a la madre biológica.

Esta pareja adoptó a una bebé, pero el padre no pudo contener las lágrimas cuando conoció a la madre biológica.0Shares

“Cuestioné la bondad de Dios durante ese tiempo. Me parecía que lo que nos estaba haciendo era muy malo”.

Walt era un niño de 10 años cuando descubrió que deseaba convertirse en padre. Aunque era muy pequeño, había nacido con un inigualable instinto paternal y de eso nadie podía despojarlo. En ese entonces fue testigo de una gran revelación. Dios le dijo que se convertiría en padre de una niña que llevaría por nombre Chloe y que ella significaría todo para él.

Mucho tiempo después Annie llegó a la vida de Walt, esta chica vivía en su mismo vecindario. Sus padres eran amigos y vivían muy cerca, aunque esta fue una simple coincidencia para que su relación naciera. Su unión era cuestión del destino y no importaba el tiempo ni el lugar, ya que ellos terminarían juntos. Al principio su relación fue de amistad, pero al poco tiempo notaron que estaban hechos el uno para el otro. Su relación era cada vez más fuerte, hasta llegaron a conversar sobre el nombre que pondrían a sus hijos. No se sabe si fue cosa de la casualidad, pero ambos tenían en mente el nombre "Chloe".

Esta es la pequeña Annie a sus 9 años de edad.

Estos son Annie y Walt antes de contraer matrimonio.

Esto fue el día de su boda.

Como eran felices estando juntos decidieron casarse para formar una familia y tener hijos. La mala noticia es que no tenían idea de que ninguno de los dos era fértil. Intentaron muchas veces ir en contra de su realidad por largos años, olvidando su fé en Dios.

“Cuestioné la bondad de Dios durante ese tiempo. Me parecía que lo que nos estaba haciendo era muy malo”.

-Obras conmovedores de Annie-

Es comprensible, ya que su más anhelado sueño no era posible. Pero tampoco esperaban lo que les tenía preparado el futuro.

Al final decidieron adoptar. Esta idea no los convencía del todo, aunque para Walt el bebé podía ser una especie de consuelo. A pesar de sus dudas continuaron con sus planes.

Una mañana Annie recibió un mensaje por correo que decía “Es una niña” y ese fue el momento en que supo que sus vidas cambiarían.

Conoce la conmovedora historia de esta pareja que vivió momentos de tristeza, pero que fue grandemente recompensada por haber sido fuertes y por no rendirse ante la adversidad. 

¿Qué opinas de esta historia?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR