Este Médico Inventa un Área Nueva en el Parque de Diversión con el Fin De Salvar la Vida de Bebés Prematuros.

Este Médico Inventa un Área Nueva en el Parque de Diversión con el Fin De Salvar la Vida de Bebés Prematuros.352Shares

Ahora es conocido como "el medico de la incubadora", el mismo que algunas personas admiran, pero que otras aborrecen.

La historia está llena de héroes que no aparecen en libros, pero que han quedado plasmados en la memoria de quienes tuvieron la dicha de acompañarlos en sus hazañas. Martin Couney es un médico cuya labor ha sido admirada por muchos y aborrecida por otros, pero la verdad es que, a pesar de ser visto como “extraño” o “inmoral”, logró salvar la vida de varios bebés gracias a una singular idea.

“El médico de la incubadora”.

Este fue el nombre que se le dio después de salvar a un gran número de bebés que nacieron prematuros entre los años 1900 y 1940 en Estados Unidos.

En ese entonces, si un bebé nacía antes de tiempo se le consideraba como inferior y si la familia deseaba salvarle la vida, necesitaba tener mucho dinero para costear el tratamiento.

Obviamente, las personas de pocos recursos no tenían esto como opción y literalmente debían resignarse a verlos morir o a dejarlos abandonados.

Couney se las ingenió para modificar varias incubadoras e instalarlas en uno de los parques de Coney Island.

Creó una llamativa fachada e inició una atracción llamada “Todo el mundo ama a un bebé”, de tal manera que los visitantes del parque pudieran verlos y sentirse conmovidos, no sin antes pagar una entrada de 25 centavos.

Hasta el último centavo del dinero recaudado era utilizado para cubrir las necesidades de las criaturitas que, a pesar de formar parte de una atracción, luchaban por sobrevivir.

Entre los insumos habían toallas, medicinas, mantas, entre otros y contaban con todo eso gracias a la idea de este señor.

El resto de los médicos expresaron que Couney era un “hombre de show” y no estuvieron de acuerdo con su método considerándolo muy extraño, inmoral, como un irrespeto a la ética, deshonesto, entre otras cosas. Sin embargo, él decidió seguir con su “show” hasta que los bebés estuvieran fuera de peligro.

Para muchas personas, este médico es conocido como uno de los primeros en construir incubadoras, aunque para Beth Allen es el héroe que salvó su vida.

Ella fue uno de los afortunados bebés.

Este era el lugar donde estaban los bebés.

Y así se veían las incubadoras.

Sin duda la historia de Couney ganó muchos admiradores y personas que lo miran con recelo, pero ya han pasado muchos años y no es posible saber a ciencia cierta cuáles fueron sus verdaderas intenciones, pero algo sí sabemos, para aquellos bebés él es quien les salvó la vida.

Jamás dejarán de estar agradecidos, al igual que Beth.

¿Qué opinas de esta historia?, ¿lo consideras un héroe, a pesar de haber hecho las cosas de esa manera?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR