Historia Del Día: El Último Deseo De Un Padre Que Moría De Cáncer Era Conocer A Su Hija

Historia Del Día: El Último Deseo De Un Padre Que Moría De Cáncer Era Conocer A Su Hija825Shares

Ellos son Diane y Mark Aulger, un matrimonio muy feliz que recibió una maravillosa noticia: Diane estaba embarazada de la pequeña Savannah. La nueva integrante de la familia los hizo más feliz de lo normal, ya que representaba un rayo de luz en la oscuridad pues días antes Mark fue diagnosticado con cáncer de colon y sus probabilidades de sobrevivir era muy bajas.

Si bien el feliz matrimonio ya era responsable de cuatro hijos, Savannah era quien le daba fuerzas a Mark mientras el embarazo de su esposa avanzaba y él asistía a las quimioterapias, pues solo le pedía a Dios que le diera suficiente vida para conocer a su pequeño retoño antes de partir mientras le hablaba a la barriga de Diane.

Era navidad y también el último mes de embarazo de Diane y para sorpresa de todos, quien guardaba el mejor regalo de todos era Mark, quien pudo decir con mucho alivio y orgullo que había vencido el cáncer. Esta noticia llenó de alegría y fuerza a la familia entera, todo lucía estar en orden justo a tiempo para la llegada de Savannah. Sin embargo, ignoraban que lo peor estaba por llegar.

La mañana del 3 de enero, Diane y Mark fueron de emergencia al hospital más cercano pues Mark tenía seria dificultades para respirar, tras una extensa revisión el diagnostico era fatal; los 8 meses de quimioterapia a los que Mark se sometió habían logrado erradicar el cáncer pero destruyeron sus pulmones, ya que presentaba fibrosis pulmonar, es decir el oxígeno no llegaba regularmente a su cerebro y torrente sangriento, por lo que poco Mark se asfixiaba.

Esta situación parecía indicar que Mark no conocería a su pequeña Savannah, sin embargo, su esposa Diane estaba completamente decidida a que su esposo conociera a su más grande tesoro, por ello pidió que le indujeran el parto dos semanas antes de la fecha en la que nacería su hija. Todo para que padre e hija se conocieran.

Afortunadamente, el parto de Diane fue exitoso y sin problemas, y fue Mark el primero en abrazarla cuando Savannah llegó a este mundo. El abrazo más deseado y amoroso del mundo entero, fueron 45 minutos donde nada más importó, solo la dicha de estar vivo junto a todos sus hijos, su esposa y abrazar a su hija recién nacida lo mantenían con vida.

Al día siguiente, tras este momento tan conmovedor, Diane colocó a Savannah en los brazos de su padre una vez más, sin embargo, Mark tenía muy pocas fuerzas y apenas podía moverse, por lo que su esposa llamó a los doctores quienes indicaron que Mark estaba entrando en un estado de coma del que lamentablemente jamás saldría.

Este fue el día más difícil de Diane, mientras lidiaba con la recuperación del parto, tuvo que hablar con sus hijos y decirles que su padre no despertaría. Los doctores hicieron todo lo que estaba en sus manos para salvar la vida de Mark pero ya era demasiado tarde. El 18 de enero Diane y Savannah acompañaron a Mark mientras su ritmo cardíaco descendía lentamente y mientras Mark daba su último aliento sostuvo por última vez a su pequeña hija Savannah.

A pesar que lamentablemente Savannah crezca sin un padre a su lado, no cabe duda que tendrá toda una familia que la amará y cuidará hasta el final, y aunque no esté presente el amor de su padre Mark, siempre estará con ella.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR