La Conmovedora Historia de un Perro que le Salva la Vida a un Niño Diabético Mientras Sus Padres Duermen

La Conmovedora Historia de un Perro que le Salva la Vida a un Niño Diabético Mientras Sus Padres Duermen2Shares

El perro no es solamente el mejor amigo del hombre, además es su compañero y, muchas veces, su guardián. Por tal motivo son seleccionados para ayudar a ciertos enfermos o personas con problemas cotidianos.

El día de hoy te presentamos un relato conmovedor con dos protagonistas aún más conmovedores. Es la historia de Luke, un niño de 7 años y su fiel compañero Jedi, un labrador de 3 y medio. Su lazo trasciende la relación mascota-dueño, dado que Jedi protege a Luke de todas las formas posibles.

Luke padece de diabetes tipo 1 y, por su corta edad, depende mucho de sus padres para poder tratar esta enfermedad de forma correcta. Los niveles de glucosa en su sangre puede subir o bajar de forma repentina y esto puede ser especialmente peligroso mientras duerme. En ese tiempo, el niño no se despierta y es incapaz de avisar de lo que le sucede.

Hay distintos aparatos que miden estos cambios y, a pesar de que es raro que fallen, se puede dar el caso. Esto es lo que le pasó hace unos meses atrás a Luke, exactamente la noche del 4 de marzo. El pequeño dormía cuando sus niveles de azúcar descendieron demasiado. El dispositivo que debía alertar a sus padres no se activó y, por ende, la alarma no sonó. Afortunadamente, Jedi estaba ahí para socorrer al niño.

El heróico labrador se dirigió hasta la cama de la señora Nuttall y brincó sobre ella para despertarla. Dorrie (la madre de Luke) se despertó y, como Jedi seguía insistiendo, fue a ver a su hijo. Su monitor de glucosa no indicaba que sucediera nada peligroso, pero el perro no paraba de agachar la cabeza y de verse inquieto. Por tal motivo, Dorrie tomó una muestra de sangre al niño directamente desde su dedo.

La gota de sangre dejó en evidencia que el nivel de glucosa en sangre estaba muy por debajo de lo normal. En efecto, el monitor había fallado y, de no haber sido alertados por el perro, el final podría haber sido fatal para el niño.

Luego de ese suceso, Jedi comenzó a ser entrenado para detectar estos cambios químicos en el niño y, casi siempre, reacciona antes que los dispositivos electrónicos. Le han enseñado que cuando esto pasa, tiene que darle un palo de colores a Dorrie y así es como indica que Luke tiene algún problema con su glucosa. Esa noche, Jedi salvó la vida de su mejor amigo y lo hará todas las veces que haga falta porque su amor no tiene condición.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR