La Rinconada, el asentamiento a 5.000 metros de altura donde la gente se muere lentantamente

La Rinconada, el asentamiento a 5.000 metros de altura donde la gente se muere lentantamente94Shares

Aunque es cierto que sentimos predilección por los lugares fértiles de clima templado y riqueza natural, los hombres somos capaces de padecer todo tipo de adversidades, a cambio de la promesa de una vida mejor.

Así es como más de 50.000 personas trabajan cada día en La Rinconada, un pequeño pueblo minero situado a gran altitud en la cordillera de los Andes peruanos.

Descubre, gracias a las magníficas fotografías de Walker Dawson, cómo es vivir en uno de las poblaciones más duras de la Tierra.

Construida bajo la falda del glaciar la “Bella durmiente”, a 5300 metros de altitud se alza La Rinconada, una de las poblaciones más aisladas del mundo.

El único acceso a la ciudad es una estrecha carretera llena de gravilla, hielo y rocas. Las temperaturas permanecen bajo cero la mayor parte del año.

El viaje puede durar varios días, y casi nunca es visitado por turistas.

La Rinconada es un pueblo minero, muy humilde, sin hoteles, hospitales y escasa función municipal.

Para colmo la concentración de oxígeno es muy baja, por lo que las personas que no están acostumbradas a estas condiciones sufren mal de altura.

Sin embargo y a pesar de las duras condiciones de vida, La Rinconada es el hogar de al menos 50.000 personas. La razón: el oro.

Entre los años 2001 y 2009, el precio del oro subió un 235% su valor. De igual forma la población de La Roncona de multiplicó, pasando de unas 20.00o personas hasta los 50.000 habitantes.

Muchas personas han viajado hasta La Rinconada con la esperanza de hacerse ricos en las minas del oro. Sin embargo, la mayoría de ellos no recibe ningún sueldo mensual.

En su lugar, venden el oro encontrado a final de mes. Si no encuentran nada, tampoco cobran por su trabajo. Todos los mineros son hombres. Las mujeres permanecen en la aldea realizando labores domésticas o artesanales, como la fabricación de herramientas para la mina.

Cada día, los mineros caminan durante 30 minutos hasta las peligrosas minas, donde abundan los gases tóxicos.

Las infraestructuras públicas son casi inexistentes, y la construcción de un sistema de alcantarillado ha sido inviable, por lo que cada uno es responsable de eliminar sus propios residuos.

Algunas personas optan por quemar su basura o enterrarla en las afueras de la ciudad.

Otros optan por arrojarla en cualquier sitio. Sin servicios municipales, permanece en el suelo por tiempo indefinido.

Las enfermedades provocadas por la falta de saneamiento y la contaminación por mercurio es uno de los principales problemas de salud de la población.

Aún así, la población saca tiempo para reunirse en un café que han creado los propios ciudadanos o jugar torneos de futbol entre equipos locales.

Aunque hay algunas masas de agua junto a la población, están fuertemente contaminadas por mercurio y cianuro, debido a las extracciones provenientes de las minas.

Una vida de sacrificio a cambio de la esperanza de la riqueza y una vida mejor. Esperemos que la consigan algún día.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR