La Triste Historia de una Niña de 13 Años que le Escribe una Carta a su Mamá Antes de Quitarse la Vida

La Triste Historia de una Niña de 13 Años que le Escribe una Carta a su Mamá Antes de Quitarse la Vida69Shares

Es cierto que nadie nace sabiendo ser padre y para ser sinceros, este es un trabajo bastante difícil, no obstante, por desgracia hay veces en que en nuestro intento por educar y hacer de nuestros hijos unas personas de bien, terminamos convirtiéndonos en sus verdugos y llevándolos a cometer verdaderas locuras. Esta es la historia de lo que le sucedió a Estela, una madre soltera quien hoy llora por la muerte de su hija, una pequeñita de tan solo 13 años quien por temor tomó la decisión de quitarse la vida, no sin antes dejar esta aterradora carta.

“Mami, cuando leas esta carta yo ya no estaré contigo y te pido perdón por todas las veces que te hice enojar y por esto que estoy haciendo.  Perdóname por no haber sido la hija que tú querías pero sobre todo te pido perdón por causarte este dolor. Quiero que sepas que tú eres lo que más amo en el mundo y que nunca fue mi intención traicionarte pero te juro que yo no quería, yo no lo busque mami, jamás quise hacerte daño, por favor perdóname.

Sé que tú amas mucho a Juan. Desde que papá se fue, nunca antes te había visto tan feliz como ahora y sé que no podrías vivir sin él, por eso he tomado esta decisión.

Mamá, me violaron pero no supe cómo decírtelo. Tengo miedo de que me castigues o me vuelvas a pegar por no saber defenderme o porque pienses que te miento ¿Recuerdas esa vez cuando te conté que una niña en la escuela me empujó y tú me pegaste por no haberme defendido? o ¿De esa vez cuando doña Mari te dijo que yo había robado fruta de su árbol y tú le creíste a ella y terminaste pegándome y castigándome por un mes? Mamá  te juró que estoy diciendo la verdad,  lo que pasó no fue mi culpa.

Desde que empezaste a trabajar, Juan comenzó a meterse a mi cuarto por las noches. Al principio solo me tocaba a pesar de que yo le decía que no lo hiciera y que me dolía,  pero hace una semana me violó. Mami Juan no es bueno, yo luche con todas mis fuerzas para que no lo hiciera pero no puede evitarlo. Tengo mucho miedo y vergüenza, ya no quiero vivir.

Por favor no me odies y perdóname, te lo suplico. Te amo mamá y aunque ya estaré a tu lado siempre estaremos juntas, ahora desde el cielo yo cuidare de ti, te lo prometo… Por favor perdóname”

Estela halló esta carta encima de su cama, mismo lugar en donde se hallaba el cuerpo sin vida de su hija, quien según la autopsia de ley correspondiente, falleció a causa de una intoxicación luego de beber una gran cantidad de cloro.

Cada dos minutos un niño es violado y solo el 18% de estos delitos son denunciados. Sorprendentemente el 90% de los criminales son miembros de la misma familia. Muchos niños callan abusos por temor y vergüenza, ya es momento de actuar y evitar este tipo de desgracias. No importa que tan ocupado estés, tómate diariamente unos minutos para hablar con tus hijos y gánate su confianza, su salud y cuidado es tu responsabilidad, si sabes de un abuso DENUNCIA, no seas cómplice de un delincuente, el próximo podría ser tu hijo...

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR