La Venus de Hottetton: una mujer que pagó con esclavitud por el tamaño de sus nalgas.

La Venus de Hottetton: una mujer que pagó con esclavitud por el tamaño de sus nalgas.486Shares

Luego de tantos años de viajes, investigaciones y hallazgos, es sorprendente que hoy en día, aun existan tribus salvajes que no han estado en contacto con el hombre moderno.

Los Khoikhoi, es el nombre de una tribu africana en Zimbabwe y Cabo, que se dedica al pastoreo desde hace más de 2600 años. La primera vez que estuvieron en contacto con el hombre blanco fue cuando los portugueses y los holandeses colonizaron África a principios del siglo XVII.

Al principio esta tribu y sus hermosas mujeres dejaron encantados a los occidentales, sin embargo conocer al hombre blanco no fue tan agradable para los Khoikhoi. Aquí te contamos todo sobre la leyenda negra que esconde la Venus de Hottetton, la reina africana de los Khoikhoi y los padecimientos de su pueblo.

Luego del primer contacto y a pesar del inicio de los negocios comerciales, la relación entre los holandeses y los Khoikhoi no llegaron a ser de amistad y terminaron enemistados. Debido a la masacre de los hombres de la tribu, además por los niños y mujeres que fueron esclavizados.

Las mujeres de la tribu Khoikhoi:

Los Khoikhoi se diferencian del resto de las tribus africanas ya que sus mujeres tienen una rara y fascinante característica genética, pues tienen los glúteos exageradamente grandes.

Este rasgo genético es conocido como esteatopigia, y se trata de una excesiva acumulación de grasa en los glúteos, por lo que estos se alargan perpendicularmente con relación a la espalda. Existen libros en los que se ha documentado la existencia de traseros de casi un metro de diámetro en algunas mujeres khoikhoi.

De acuerdo a resultados de estudios antropológicos, esta característica física era muy común entre las primeras poblaciones humanas, que muestran algunas figuras de mujeres del período neolítico, como lo fue la Venus de Willendorf.

La Venus de Hotentote:

Como puedes notar teniendo esta singular característica física, las mujeres Khoikhoi no podían pasar desapercibidas. La mayoría de las esclavas trabajaron como empleadas domésticas, pero existió una de ellas que llevó una vida de constante humillación.

Saartjie Baartmann nacida en el año 1789, era una mujer que vivía en libertad hasta que en 1810, un grupo de esclavistas asesinaron a su padre y a su esposo. Luego de que la examinaran, la mantuvieron en cautiverio, pues tenía unas nalgas muy grandes y sus genitales también eran de gran proporción. El mismo año fue vendida a un doctor británico quien al ver sus atributos tomó la decisión de llevarla con él a Londres, ciudad en la que fue obligada a trabajar en un circo de rarezas en Piccadilly.

La presentaron al público como la “Venus de Hontentote, la reina africana”, una “extraña creación de la naturaleza”, un “hallazgo científico” o un monstruo.

La verdad es que Saartjie, fue víctima de muchos abusos y humillaciones, siendo exhibida como un animal bajo las miradas lujuriosas y el escrutinio de muchos científicos.

Al pasar cuatro años fue llevada a París donde continuó siendo exhibida, hasta que dejó de llamar la atención del público y tuvo que trabajar como prostituta para sobrevivir. Falleció en el año 1815 cuando tenía 25 años, a causa de una “enfermedad inflamatoria y eruptiva”, posiblemente sífilis.

A pesar de haber fallecido, la reina de África no pudo descansar en paz.

Después de su fallecimiento, un científico francés compró su cadáver. El doctor se propuso a realizar un molde de yeso con su cuerpo y luego la diseccionó, conservó su esqueleto, su cerebro y los atributos sexuales que la convirtieron en una mujer famosa, para exponerlos en el Musée de l’Homme de París.

Ya han pasado 160 años y la Venus de Hotentote es aún admirada por el público. Hasta que en 1974 fue retirada de las funestas galerías el museo.

En el año 2002, el presidente Nelson Mandela repatrió los restos de Saartjie Baartmann y les dio sepultura para su descanso eterno, en su tierra natal en la que gozó de libertad.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR