Las 7 reglas de oro para aprender hablar inglés que no nos enseñaron en clase

Las 7 reglas de oro para aprender hablar inglés que no nos enseñaron en clase103Shares

¿Te has propuesto retomar tus estudios de inglés en 2016? Si es así, estás de suerte, ya que el famoso profesor de inglés online A.J Hoge ha publicado un video en el que explica cuáles son sus 7 reglas de oro para hablar inglés como un nativo.

Cansado de los tradicionales métodos de enseñanza, Hoge fundó su propia academia en 1996 con la intención de reinventar la forma de aprender inglés. Para el profesor, los libros de texto son antiguos, aburridos e ineficaces, razón principal por la que la mayoría de los alumnos abandonan el estudio.

En cambio, internet y la posibilidad de impartir los cursos en video ofrecen una excelente plataforma de aprendizaje para hablar inglés como un nativo.

Como un nativo

¿Cómo aprendiste tu lengua materna? Estamos seguros que tus padres no utilizaron un viejo libro de lengua castellana para enseñarte a hablar, ni tampoco te explicaron los tiempos verbales ni la gramática cuando comenzaste a balbucear tus primeras frases.

Hoge sostiene que la mejor forma de aprender a hablar la lengua de Shakespeare como un nativo es olvidarse de los libros y sumergirse en un mundo audiovisual completamente en inglés.

Estas son sus 7 reglas de oro, estamos seguro que las encontrarás sumamente frescas e interesantes.

1. Aprende frases en inglés, no sólo palabras individuales

¿Para qué memorizar una hoja llena de palabras sueltas si nunca las vas a utilizar individualmente? Nadie habla a base de palabras, sino de frases.

Por ello, cada vez que encuentres una palabra nueva y desconocida, no la apuntes individualmente, regístrala en una frase. De esta forma, no sólo aprenderás su significado sino también su estructura y contexto.

Llegado el momento, cuando te veas en la tesitura de tener que dar una explicación, no solo llegará a tu mente esa palabra, sino que también lo hará un montón de información conveniente.

Agua se dice water, pero es mejor aprender “I want a glass of water, please”.

Esta es la mejor manera de adquirir vocabulario y de asimilar la gramática de forma profunda e inconsciente, obteniendo un montón de recursos que podrás usar en el momento indicado.

2. No estudies gramática

Este punto es el más sorprendente de todos, ya que tradicionalmente las clases de inglés se han centrado en la gramática como la base sobre la que desarrollar el resto de destrezas.

Ahora bien, preguntémonos cuánta gramática has estudiado en todos tus años de clases de inglés. ¿Te la sabes?, ¿te ha servido de algo?, ¿cómo puede ser que después de tanto estudio no seas capaz de hablar inglés fluidamente?

Puede que tampoco recuerdes el 100% de tus clases de gramática en lengua castellana, pero eso no te impide hablar diariamente. ¿Por qué?

Según Hoge, cuando hablamos, no tenemos tiempo para pensar en las estructuras gramaticales, borrar y corregir errores. Esto es porque, aunque la gramática es muy importante para escribir correctamente, no es la base fundamental para hablar.

Tú no aprendiste gramática antes que a hablar tu lengua materna, sino que la interiorizaste después de mucho escuchar. Cuando tuviste una base sólida, fue cuando te enseñaron la gramática, las estructuras y los tiempos verbales. Esta es la propuesta del método Hoge.

3. Aprende con los oídos, no con los ojos

Cuando hablas inglés, las palabras y las frases se escuchan, no se ven. Sin embargo, la mayoría de las escuelas se empeñan en enseñar por los los ojos a través de libros de texto.

Por su parte, Hoge cree que escuchar es la regla más importante si quieres aprender idiomas, no solo inglés. Gracias a la escucha activa y frecuente de material audiovisual aprenderás un montón de vocabulario, gramática, fórmulas y expresiones.

Ciertamente, hay que comenzar escuchando un inglés fácil que puedas comprender en un 95% (como se hace con los niños), no usando textos complicados sobre sociología, costumbres culturales y esas cosas que los editores se empeñan en introducir durante las primeras lecciones.

Cada mañana o en cada rato libre, debemos escuchar inglés. Programas infantiles, listenings, series de televisión o películas sencillas. Al principio, será necesario y recomendable el uso de subtítulos, pero no en tu lengua materna, sino en inglés, para que nos permitan establecer la relación entre el texto y la pronunciación.

4. Aprende profundamente

Aprender profundamente significa, básicamente, repetir las cosas hasta la saciedad.

La mayoría de las escuelas tienen mucha prisa por avanzar e incorporar nuevos contenidos, más gramática, más palabras, más texto. El problema es que, cuanto mayor es el volumen, más fácil es olvidarlo.

Por eso es importantísima la repetición. Según Hoges, si hoy aprendes algo, debes repetirlo dos o tres veces a la semana, durante dos semanas; o más si consideras que aún no lo has asimilado completamente.

Aprender un idioma no es una carrera y pasar a la lección siguiente si aún no has interiorizado la anterior es un auténtico error. Aprende las cosas de forma profunda a través de la repetición y dominarás tanto el vocabulario como la gramática.

5. Estudia las mimas historias en diferentes tiempos verbales

Cada vez que repetimos algo, lo interiorizamos, y sobre ese aprendizaje resulta sencillo hacer pequeñas modificaciones que nos permitan entender la diferencia entre los tiempos verbales. Sin embargo, los libros de texto nos proponen nuevas historias con las que ir ampliando unos contenidos que aún no dominamos.

Por ello, aprende historias sencillas y después cambia los tiempos verbales. A través del uso y la práctica, entenderás la conjugación y la gramática como lo hacen los nativos.

6. Usa solo material real en inglés

Basta de libros de texto sosos y aburridos, utiliza solo libros y revistas del mundo real. Lee cosas que te interesen, visita blogs y páginas webs que te gusten, y sigue las series en versión original.

Iníciate con cosas sencillas, obviamente, pero acostumbraste al inglés real. Los libros suelen utilizar listenings artificiales realizados por actores y, después de años de lecciones, cuando te enfrentas a la realidad, resulta que no entiendes nada de nada.

Tú no quieres hablar inglés como un actor de libro de texto, tú quieres hablar inglés nativo; pues escúchalo y empápate de él con material del mundo real.

7. Haz ejercicios de “escuchar y responder” no de “escuchar y repetir”

Esta regla es muy poderosa y clave para aprender inglés de forma rápida y eficaz. En general, las escuelas de inglés incitan a los alumnos a repetir frases, pero esto no es suficiente para interiorizarlas profundamente. Hay que dar un paso más allá y procurar responder.

Si el ejercicio consiste en un texto, deben desarrollarse una serie de preguntar fáciles que nos inviten a buscar y a desarrollar respuestas sencillas. Incluso si no sabes la respuesta, te verás obligado a pensar, hacer suposiciones o excusarte en inglés. Tal y como ocurre en la vida real.

Hablar inglés con confianza

Debemos admitir que el método del profesor Hoge suena muy interesante y novedoso. Su propuesta se asemeja a la forma de aprender la lengua materna, más que a la forma rígida de estudiar inglés que se enseña en los colegios.

Los alumnos españoles comienzan sus estudios de inglés en la escuela pública a los 6 años, algunos antes. Sin embargo, tras 12 años de estudio ininterrumpido no somos capaces de hablar un inglés cotidiano y fluido. ¿Crees que estas 7 reglas de oro nos ayudarían a conseguirlo?

Fuente: effortlessenglishclub.com y aprenderinglesfacilyrapido.com

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR