Los 7 Mejores Trucos para Engañar a tu Mamá y Faltar a la Escuela.

Los 7 Mejores Trucos para Engañar a tu Mamá y Faltar a la Escuela.349Shares

Toma nota de los mejores 7 trucos para que faltes a la escuela y puedas tomarte ese día libre. 

1. Fingir que te sientes mal. 

Para lograrlo, lo que debes hacer es colocar la secadora en la frente por par de minutos y verás como tu piel se pondrá caliente al instante. Luego, dile a tu mamá que te sientes mal y al tomarte la temperatura, ya tendrás toda la partida ganada. Finge un poco más, y ya cuando llega el momento de la pastilla sabrás que has ganado la batalla.

2. Cuando ya tu mamá te envío a la escuela pero aún así decides no ir. 

Solo necesitas unas sabanas blancas,  un par de audífonos y listo, podrás tener el look del chico en la foto. Bastante original, ¿no lo crees? Le envías esa foto a un compañero de clases y listo, tus profesores se compadecerán de ti. 

3. Haz una protesta. 

Para este truco lo único que debes hacer es decirle a tu mamá que hay una manifestación de profesores y por ello no hay clases. Como casi siempre ocurre, no será una novedad que tu mamá no te crea, finge un poco más al respecto y habrás logrado la jugada.

4. Chocar el carro del profesor. (Es un chiste) 

Lo único que debes hacer es robarte el carro del profesor, chocarlo contra alguna pared y la noticia se correrá como polvera. Cancelaran las clases en cuestión de minutos. Aunque es una idea genial, NO LO HAGAS. Es un chiste. 

5. Falsificar avisos de la escuela. 

Sencillo, lo que debes hacer es realizar una carta dirigida a los padres donde expliques los motivos por los cuales no habrá clases (no hay agua, huelga de profesores, etc). Al terminarla, falsificas la firma del director y ya tendrás el mejor soporte posible para no ir a clases hasta una semana completa si así lo quisieras. 

6. El bullying como tu mejor amigo. 

Dile a tu mamá o papá que estás siendo víctima de bullying en el colegio, tus padres se preocuparán y lo más seguro es que no te envíen al colegio. Pero ten cuidado, lo más seguro es que luego tus padres se dirijan al colegio a averiguar lo que está sucediendo y parar la situación.  Así que puedes tener este recurso como última carta cuando estés realmente desesperado por no ir a clases. 

7. Paseo estudiantil. 

¿Qué paseo estudiantil no es aburrido? Esa es la mejor excusa que puedes decir para faltar a clases y tus padres lo entenderán totalmente. Después de todo, ellos también fueron jóvenes, ¿cierto? Y si a eso le sumas la cantidad de dinero que probablemente tengan que gastar para enviarte a ese paseo, ellos preferirán que te quedes en casa. Día libre garantizado. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR