Mira el vídeo de cómo alteran la comida para que luzca mejor. Pero eso no es todo…

Mira el vídeo de cómo alteran la comida para que luzca mejor. Pero eso no es todo…344Shares

No es ningún secreto que la industria de los alimentos juega con trucos y tiene por costumbre esconder los diferentes aditivos y conservantes que usa bajo colores llamativos en sus productos y eslóganes pegadizos. Algunos ejemplos de sus malas prácticas son las atractivas sopas de bogavante que no tienen bogavante, los alimentos “naturales que, claro, no lo son, o las papillas de bebés llenas de azúcar.

¿Y qué podemos hacer los consumidores para protegernos? Pues revisar las etiquetas de los alimentos, instruirnos sobre la información nutricional, y no menos importante, indagar sobre los procesos de manipulación y procesamiento que involucra convertir el alimento en un producto comercial. Estas son las únicas maneras que tenemos de saber qué compramos realmente.

Lo peor quizás sea que muchos consumidores compramos comida por su aspecto, aunque ya ni siquiera esto sea suficiente. La industria ha hecho avances inauditos para aprovechar los recortes, sobras y piezas de peor calidad, que por medio de pegamentos, lucen como filetes de ternera.

Y no solamente la industria tiene que ver con la mala manipulación de alimentos, los intermediarios y vendedores finales también han desarrollado prácticas para sacar más provecho a todo tipo de alimentos y obtener sumas más jugosas. Todo a costa de nosotros, los consumidores.

Cómo hacer dinero a partir de agua

Cabe destacar que esta práctica no es demasiado común en negocios, intermediarios, y vendedores. Muchas de estas personas son honestas, de ética, y dignas de la confianza que uno pone en ellos.

A pesar de esa mayoría, siempre existen aquel otro grupo de personas que no dudarán un segundo en aprovecharse de sus compradores. Aquí podemos ver un pescadero que usa una aguja y agua para hinchar la vejiga de los peces. Esto lógicamente resulta en más peso, y más dinero de nuestros bolsillos. Por agua.

Luego de cocinar o filetear los peces, estos pierden el agua, por lo que es difícil para un cliente darse cuenta del engaño.

Eso no es todo

Por si fuera poco tener que andar con cuidado mientras se compra pescado o carne de ternera, resulta que los pollos también pueden ser manipulados.

Acá presentamos evidencia de un intermediario utilizando un comprensor para llenar con agua los muslos y pechugas de los pollos antes de ser vendidos. La apariencia mejora, sí. Pero el daño más grande es que el consumidor paga más por el peso extra del agua, que es sólo agua y ganancia para ellos.

Estas prácticas son ilegales y conllevan un alto riesgo para la salud del consumidor, ya que el agua sirve como caldo de cultivo donde proliferan bacterias de todo tipo.

Sea más cuidadoso. Compre en establecimientos reconocidos.

Hay mucha clase de trampas en todos lados. La única forma de defenderse de estos abusos es informándose, observando, y teniendo buen juicio.

Siempre visita establecimientos reconocidos y vendedores en quienes confíes, siempre pide garantías. Si no confías, es mejor no comprar, y si identificas alguna mala práctica, denúnciala, no te quedes callado. Nunca sabes a quién más podrás ayudar.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR