No Podrás Creer lo que Hizo Esta Madre Luego de que su Bebé Viniera al Mundo a las 8 Semanas de Embarazo

No Podrás Creer lo que Hizo Esta Madre Luego de que su Bebé Viniera al Mundo a las 8 Semanas de Embarazo174Shares

Se trata de una de las historias más conmovedoras, pero a la vez más raras que hemos visto. Es la experiencia de Mindy Raelynne Danison, una joven mujer de 25 años la cual hizo un acto de amor que le costó las críticas en las redes sociales. Queremos conocer tu opinión…

Luego de tener varios hijos, Mindy y su esposo quisieron tener uno más, por lo que realizaron todos los preparativos y en un par de meses, lograron el tan anhelado embarazo.

Los dos no cabían de la felicidad y la emoción por recibir al que sería su sexto hijo.

Todo iba a la perfección, Mindy había dejado el trabajo y tenía asistencia en su hogar para que le ayudaran con los demás niños. Trataba de estar tranquila y relajada, pero una tarde cualquiera, cuando hacía las compras junto a su madre, sintió un dolor muy fuerte que golpeaba en su abdomen y al caer al piso ocurrió lo inevitable: Mindy sufrió un aborto con un feto de tan solo 7 semanas.

De inmediato se dirigieron al hospital, toda la familia lamentaban la pérdida. Destrozados, lloraban abrazados en la fría sala de hospital donde estaban.

Fue en ese preciso instante en que Mindy decidió hacer algo muy extraño. Tomó su celular y le tomó fotos al feto de 7 semanas que hubiese sido su sexto hijo.

Transcurrieron varios meses, la familia había descartado la idea de tener un nuevo bebé, pero como un milagro de Dios, de la forma que no se esperaban, Mindy quedó embarazada otra vez.

La buena nueva llenó de felicidad los corazones de todos en esa casa. Nuevamente, la luz y la emoción reinaban en el hogar.

De esa forma transcurrieron 8 semanas, los cuidados y la atención que Mindy recibía eran excelentes. Todos estaban muy alegres y atentos a la joven madre. Pero, como es habitual, donde hay felicidad, la tragedia suele aparecer y una tarde cualquiera, Mindy sufrió un segundo aborto a las 8 semanas de gestación. Annabelle se hubiese llamado la criatura…

De nuevo, Mindy al borde del llanto, le tomó foto al feto que salió de su vientre.

Al transcurrir el tiempo, Mindy pudo encontrar el valor de no llorar al ver las fotografías y de esa forma decidió publicarlas en sus redes sociales, donde relató su experiencia.

Ante esto, recibió críticas de muchas personas, quienes no lograban entender el amor incondicional que siente una madre al perder a un hijo. Ellos solo miraban las sorprendentes e inquietantes imágenes con repulsión.

Mindy quería el apoyo, la empatía y la aceptación de sus amigos en Facebook; no obstante, ellos respondieron de otra forma. Muchos se manifestaron en desacuerdo por la publicación de esas imágenes. Por suerte, Mindy y su familia se mantuvieron fuertes a las críticas y con el tiempo comenzó a surgir el apoyo de varias mujeres que habían pasado por situaciones parecidas.

Los fetos que llevarían por nombre Riley y Annabell fueron incinerados y ahora descansan en dos pequeñas y lindas esculturas, lugar donde se guardan todos esos sueños rotos que por obra de Dios, abandonaron este mundo para irse al cielo.

No cabe duda que el amor de familia es incondicional y aunque esos pequeños no lograron ver al mundo con sus propios ojos, mientras estuvieron en el vientre de su madre fueron igual de amados que cualquier hijo.

Pero aquí no acaba la historia. Luego de un año y un par de meses, Mindy salió nuevamente embarazada, solo que en esta ocasión las cosas sucedieron de la mejor manera. Tuvo gemelos que llegaron al mundo fuertes, bellos y sanos. Finalmente, construyeron esa bella familia llena de amor, apoyo y cariño incondicional.

La experiencia de esta valiente madre sirve de inspiración para muchas mujeres que han perdido a un hijo. Hoy en día esas fotografías están siendo usadas por varias fundaciones que brindan apoyo a mujeres en situaciones parecidas a la que vivió Mindy. A final de cuentas, el amor vence.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR