Perdió 99 Kilos sin Hacer Dieta Gracias a Estos 7 Consejos

Perdió 99 Kilos sin Hacer Dieta Gracias a Estos 7 Consejos91Shares

Jon Gabriel antes pesaba 185 kilos. Intentó todas las dietas posibles para bajar de peso, pero no lo lograba. Pero su vida dio un giro el 11 de septiembre del 2001. Por cosas del destino no tomó el vuelo que fue secuestrado por los terroristas que estalló en Pensilvania sin ningún sobreviviente.

A partir de ese momento, Jon decidió hacer algo por su salud y sin dietas, pastillas ni cirugías logró bajar 99 kilos. Escribió el libro The Gabriel Method el cual se convirtió en éxito de ventas y fue traducido a 14 idiomas. A continuación comparte cómo lo consiguió:

1. Dejé de hacer dietas y comencé a nutrir mi cuerpo

Entendí que mi cuerpo necesitaba de ciertos nutrientes por lo que me preocupaba de comer los de mejor calidad posible. Si tenía ganas de comer dulces, pizza o comida rápida, lo hacía sin dudar. Pero, con el tiempo perdí mi gusto por ese tipo de comida a medida de que mi cuerpo aprendió que prefería los nutrientes sanos.

2. Sané mi digestión

Encontré que mi sistema digestivo no estaba funcionando bien y no extraía lo que mi cuerpo necesitaba así que comencé a comer muchos alimentos fermentados y cultivados, a tomar probióticos y encimas digestivas para normalizar mi digestión.

3. Conseguí una máquina para mi apnea del sueño

La apnea del sueño se trata un trastorno que afecta a muchas personas con sobrepeso. Se genera un ambiente hormonal en el cuerpo que estimula el aumento de peso al provocar niveles elevados de cortisol, lo que lleva a los antojos de comida chatarra y resistencia de la insulina. Ésta se puede tratar con el equipo CPAP que sopla aire en la boca y nariz para mantener la tráquea abierta y pueda dormir bien toda la noche.

4. Comencé a implementar prácticas “mente-cuerpo” para disminuir el estrés

El estrés además genera niveles elevados de cortisol e inflama las hormonas. Esto hace que te den más antojos y que su cuerpo almacene más comida. Comencé a meditar cada mañana lo que me sirvió mucho para disminuir el estrés.

5. Me hice una vida más sustentable

Reduje mis gastos, me mudé a una casa más económica y comencé a cultivar mi propia comida. Me empecé a sentir mucho más sereno y a gusto. Sabía que cuando tuviera hambre, podía ir a mi jardín y sacar algo fresco lleno de vitalidad. ¡Mi metabolismo comenzó a acelerarse mucho!

6. Lidié con ciertos problemas emocionales importantes

Comencé a darle solución a traumas pasados y me comencé a sentir más seguro. Cuando trabajas estos problemas emocionales y dejas de sentir que la gordura te hace sentir más seguro (muchas personas con sobrepeso sentimos eso), tu cuerpo funcionará mejor y bajarás de peso más rápido. En el momento en que rompí esa asociación y lo entendí, todo se hizo más sencillo.

7. Desintoxiqué mi cuerpo

Luego de haber bajado 81 kilos, comencé a investigar sobre toxinas y cómo funcionan en el organismo. Y, resulta que el cuerpo usa las células de grasa para almacenar el exceso de toxinas. Entendí que los 18 kilos que me quedaban por bajar eran por ese motivo. Y comencé a desintoxicar mi cuerpo. Tomé líquidos alcalinos, mucha agua con limón, vinagre de sidra de manzana, jugos verdes y muchas ensaladas. Ese fue el secreto porque perdí esos kilos mucho más rápido que los demás.

Jon ha mantenido su peso ideal por más de 10 años y afirma que come lo que quiere a la hora que sea pero que tomó conciencia de nutrir su cuerpo y de lo imprescindible que es mantenerse equilibrado a nivel emocional.

Ahora ve y sigue estos consejos para conseguir este asombroso resultado.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR