Pitbull mató a un niño de 2 años. Le dieron 5 balazos y seguía vivo y la iglesia asegura que fue obra de Satanás.

Pitbull mató a un niño de 2 años. Le dieron 5 balazos y seguía vivo y la iglesia asegura que fue obra de Satanás.3.6kShares

Esto hecho ocurrió en Zapopan, uno de los municipios más atractivos de Guadalajara, sus colores y construcciones son muy originales. Pero, hoy la región se viste de luto debido a la pérdida de un pequeño indefenso que no estaba en el lugar más indicado. Hablar de esta historia le parte el corazón a cualquier persona...

Era un fin de semana como otros, pero para esta familia pasó a ser el peor de todos. ¿En qué ocupan su tiempo las madres los sábados por la tarde? Pues ésta madre al igual que muchas otras mexicanas, solía limpiar la casa durante el día mientras se tomaba algunos tragos. Dejar su casa reluciente en cada rincón, era lo que más le gustaba hacer.

Ese sábado en horas de la mañana fue a hacer mercado para buscar lo que necesitaba en casa para la semana, un pequeño de dos años, en compañía de su pequeño hijo. Él era su motivo de vivir, era un niño dulce y travieso, a quien no podías negarle nada, porque su sonrisa terminaba convenciéndote. Su madre recuerda que mientras estaban en el super, Manuel corrió a buscar sus papitas favoritas como era costumbre. Por lo menos ese día lo consintió, no hacía falta que dijera mucho, con su carita de ¨Por favor mami¨ bastaba.

Para toda madre basta con estar al lado de nuestro pequeño, y ver que crezca feliz es lo mejor de nuestra vida. Y ni hablar de cuando llegas a casa, cargada de pesadas bolsas y escuchas un fuerte ¨mami¨ que se dirige a ti con los brazos abiertos. Sin importa que tan pesado sea lo que traigas, siempre tendrás fuerzas para cargar a tu hijo.

Cuando regresaron a casa, el pequeño tomó su usual siesta. Era el momento oportuno para ordenar toda la ropa de la semana por colores y la del bebé aparte. ¿Qué estaría pasando en sus sueños en ese momento? Jamás lo sabremos, pero su madre recuerda una pícara media sonrisa que se dibujó en su carita mientras dormía.

El día era perfecto para lavar lo más que pudiera. A María le gustaba cantar mientras lo hacía, el ambiente estaba en calma, pues no había nadie más en casa. Eran las 4 de la tarde, cuando de repente se escuchó un llanto estremecedor. Había sido su pequeño, gritaba como nunca, con un terror que ponía la piel de gallina. La madre, corrió a su auxilio, el pequeño había ido al patio de enfrente. Como todo niño travieso salió de la casa sin hacer ruido, sólo quería correr por el patio.

Inmediatamente su madre pensó en lo peor ¡El perro! uno de los integrantes de la familia era un perro pitbull, siempre estaba amarrado pero ésta vez al ver correr al pequeño Manuel se soltó en segundos.

María no podía salir, ya que la puerta estaba atorada.  A pesar de sus desesperados intentos para abrir la puerta no logró salir a tiempo para salvar a su hijo. El dolor que sentía en el pecho la mataba, la sangre se le subió a la cabeza y sudaba frió. Empezó a gritar pidiendo ayuda para advertir a sus vecinos. Mientras tanto llamó a emergencias.

Los vecinos llegaron al instante, el niño yacía tirado en el piso, con los dientes del pitbull aún en su frágil cuello, una inmensa mancha de sangre cubría su cuerpo, no fue posible arrebatarle al pequeño, parecía que desataba toda su furia sobre él. Así que decidieron sacar un arma y matar al animal, sin embargo algo increíble sucedió, a pesar de los múltiples disparos el perro no soltaba a Manuelito. No fue hasta el séptimo impacto que el perro lo soltó, por esta razón la iglesia asegura que el animal estaba poseído por Satanás...

Esta terrible tragedia pasó en cuestión de minutos. La madre al salir, vio a su pequeño angel bañado en sangre. "¡Dios hagan algo! Mi bebé no puede morir." se ahogaba en llanto. El dolor que afligía a ésta madre no se compara con nada, su hijo estaba siendo asesinado frente a sus ojos en su patio y ella no pudo hacer nada. Los paramédicos llegaron al lugar pero fue imposible, su cuerpecito no resistió el ataque y murió.

Los vecinos de la colonia Loma de Tabachines, hablan de lo ocurrido con un nudo en la garganta. Todos hubieran querido salvarlo, pero sólo bastó una sola mordida para acabar con su vida. Una muy corta vida, tan ingenua e inocente. Es impresionante como es que aún no nos damos cuenta del peligro que representa un animal, que ha sido entrenado para atacar. Sí, el perro murió, pero eso no les devolverá al niño. No se trata de que alguno de los dos sea más importante, sino de que modifiquemos la forma en que educamos a los animales porque en un abrir y cerrar de ojos la vida te puede cambiar.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR