Por qué los bebés deben andar descalzos por casa y sus 7 beneficios

Por qué los bebés deben andar descalzos por casa y sus 7 beneficios246Shares

Si tienes niños pequeños habrás podido observar la curiosa necesidad que tienen de descalzarse continuamente, como si los zapatos fueran una enorme molestia que quieren evitar. La explicación es bien sencilla, efectivamente lo son.

Para ellos, los zapatos son una barrera incomoda que les priva de la libertad de experimentar un sin fin de las sensaciones táctiles, y por eso, se los quitan.

Niños descalzos, niños más inteligentes

Según el estudio elaborado por Isabel Gentil García, Profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid, “niños descalzos es igual a niños más inteligentes“.

Las diversas pruebas psicomotrices y neurológicas confirman que el movimiento físico y el estimulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos, aceleran la maduración cognitiva, el desarrollo propioceptivo y el desarrollo intelectual del niño.

Beneficios directos de dejar a nuestros hijos descalzos

1. Mejora su equilibrio y estabilidad. Que los dedos esten libres de movimiento, pudiendo abrirse y cerrarse les permite equilibrarse mejor, lo cual les será muy útil para dominar el arte de andar.

2. Les permite conocer mejor el entorno que les rodea. El sentido del tacto es igual de bueno en las manos que en los pies, lo que les proporcionará un montón de información sobre sensaciones térmicas, rugosidades, asperezas y materiales.

3. Previene los pies planos al estimular la correcta formación del arco plantar.

4. Evita infecciones por hongos y levaduras. Los pies descalzos sudan menos, transpiran mejor y permanecen secos durante más tiempo.

5. Les ayuda a comprender mejor su cuerpo y el sentido de la propiocepción.

6. Andar descalzo fortalece la musculatura del pie y del tobillo y de ese modo el niño estará preparado para caminar, correr y saltar antes.

7. Y como cualquier otro estimulo, las sensaciones provenientes de nuestros pies, estimulan la inteligencia.

Descalza a tus hijos sin miedo.

En opinión del Dr. García Tornel, “El zapato es para proteger y decorar”, y debe ser usado cuando los pies de nuestro hijo puedan dañarse, es decir, en la calle y cuando ya den sus primeros pasos.

En la comodidad de nuestro hogar y en un ambiente limpio, deben permanecer descalzos para poder disfrutar el mundo de sensaciones que sus pies les proporcionan.

Si temes por el frío, colócales unos calcetines antideslizantes y listo. Debes saber que el pie es una maravillosa obra de ingeniería natural y que sus 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, músculos y ligamentos, están más que preparados para caminar, correr, saltar y pisar terrenos irregulares sin miedo.

Fuente: bebesymás.com 1 y 2

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR