Publicó imágenes de su trágico accidente para evitar que otros sigan esta peligrosa afición.

Publicó imágenes de su trágico accidente para evitar que otros sigan esta peligrosa afición.354Shares

“El dolor que sentía era algo que estaba fuera de este mundo”.

Algo que se ha convertido en una fuerte tendencia es el cigarro electrónico, cada día son más los jóvenes que deciden cambiar el tabaco tradicional por este que es mucho más moderno con el fin de controlar su adicción. Pero, no a todos les va tan bien y muchos ignoran que este aparato puede resultar ser muy dañino para el cuerpo.

Sustancias como el agua destilada y la glicerina vegetal están contenidas en este producto, igual que el propilenglicol y las nitrosaminas, de las cuales se conoce que son sustancias cancerígenas, según información suministrada por la Agencia Americana del Medicamento. Algunos contienen nicotina, y esta es justamente la sustancia que quieren evitar los fumadores. Además pueden producir problemas respiratorios al poco tiempo de uso.

Además de lo antes mencionado, hay algo que es de mucha importancia y que todos los que usan estos cigarrillos deben conocer: son electrónicos y al igual que otros artefactos tecnológicos no están libres de sufrir alguna falla o de traer defectos de fábrica.

Así se enteró de esto Dan Walker, un chico de 20 años de edad, un día mientras estaba de compras,  su pantalón se encendió en llamas, luego de que la batería de su cigarrillo electrónico explotara “como un fuego artificial” en el bolsillo.

Inmediatamente, procedió a quitarse los pantalones, pero tuvo que rodar por el suelo, en su intento desesperado de apagar el fuego.

Walker fue atendido en la unidad de quemados en el Hospital Queen Elizabeth en Birmingham, Reino Unido, los médicos declararon que tenía quemaduras de segundo y tercer grado.

Las imágenes de sus lesiones eran sorprendentes, su pierna izquierda había quedado completamente negra luego de la explosión. Desde ese día él ha tenido que ir al hospital todos los días y según los médicos necesitará un injerto de piel.

Según sus declaraciones al diario The Sun,  no hubo manera de prevenir el accidente; pues la batería no estaba caliente ni había estado causando problemas.

Los médicos le comentaron que de no haber bajado rápido su pantalón, habría perdido la pierna.

“No quiero ni pensar lo que habría ocurrido si la batería hubiera estado cerca de mi cara”.

Y afirmó que “El dolor que sentía era algo fuera de este mundo”. Comentó que ya hace dos meses que no fuma y si lo llegara a hacer compraría cigarrillos normales y no uno electrónico.

Luego de esta terrible tragedia, él ha decidido advertir a los demás sobre lo peligrosas que son estas baterías.

Incluso ahora que la tecnología está tan avanzada, no podemos confiar plenamente en nuestros dispositivos, ya que así como puede haber fallas en su funcionamiento, también son capaces de afectar nuestra salud. Por lo que recomendamos ser precavidos, siempre existe la posibilidad de que algo así te ocurra.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR