Quedaron en shock cuando ella dio a luz a 3 bebés de color, pero no por la razón que crees

Quedaron en shock cuando ella dio a luz a 3 bebés de color, pero no por la razón que crees450Shares

Aaron y Rachel Halbert son una pareja evangélica caucásica que decidió tempranamente en su relación que adoptarían niños. Tuvieron problemas para concebir de manera natural y sintieron que Dios no quería que tuvieran niños caucásicos biológicos.

Para ellos, la adopción es “el resultado lógico de ser pro-vida.”

Ellos quieren que ningún niño en el mundo sufra. Ellos quieren pasar sus vidas ayudando a los más débiles entre los débiles. Por lo tanto, parte de la razón por la que también decidieron que los bebés que adoptaron no serían caucásicos fue porque ellos son los que resultan elegidos más rápido por posibles padres.

Aquí es donde su historia realmente comienza a ponerse interesante. Veamos cómo esta pareja termina con no sólo uno, sino cinco bebés afro-americanos.

Proveniente de una familia misionera, Aaron creció en Honduras y dice que fue un: “niño de ojos azules y blanco como el algodón que sobresalió de manera impresionante.”

Aaron dice que esto lo ayudó a sentirse cómodo con otras razas desde muy temprana edad. Su esposa Rachel no tuvo la misma experiencia creciendo en el delta del Mississippi, pero ella estaba tan decidida a poner en marcha esta idea de adoptar niños no caucásicos como su esposo.

La pareja empezó a expandir su familia al adoptar dos bebés afro-americanos. Aarón señala que: “la belleza de una familia multiétnica está en el hecho de que las diferencias son las mismas que hacen a las nuestras más ricas y plenas. Esto te obliga a cambiar la manera en que piensas, hablas, actúas y vives.”

Aaron explica cómo se han apoyado en comunidades en Facebook y en sus amigos afroamericanos para que los ayuden con cosas como trenzar el cabello de su hija. Él dice que traer a su hijo a la barbería los sábados es una de las experiencias más hermosas y enriquecedoras.

Ellos no intentaron tener más hijos. Allí fue cuando sintieron de nuevo el llamado de Dios.

La pareja se enteró sobre el centro nacional de donación de embriones, un banco cristiano de embriones que recolecta los embriones congelados en exceso y que son creados en tratamientos FIV. Estas células son generalmente desechadas, pero el centro las acepta como donativos para personas que tienen problemas para concebir de manera natural.

Esto los conmovió profundamente y decidieron implantarse dos embriones afroamericanos.

Otro giro del destino dividió a uno de los embriones, dejando a esta pareja ¡embarazada de trillizos!

Rachel ha dado a luz a tres bebés sanos. Ellos están actualmente en una misión en Honduras, pero Aarón dice que espera algunas miradas cuando regresen a Sudamérica.

Él ya no puede recordar momentos en el pasado en que su familia fue vista con "repugnancia."

Aunque no todo es negativo: “Sin embargo, también estaba la pequeña niña de color quien lloró cuando le dijimos que este niño con su mismo color de piel era nuestro hijo… y el médico blanco de más edad que rezaba amorosamente sobre él y lo abrazaba tan tiernamente.”

Por último, esta familia tiene la esperanza de que continuemos abriendo cada vez más nuestras mentes y corazones: “Estas últimas experiencias fueron rayos de esperanza que nos recuerdan qué tan lejos ha llegado nuestro país, mientras que las experiencias anteriores nos recordaron qué tan lejos necesitamos llegar aún.”

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR