¡Quedaron En Último Lugar Pero Estás Valientes Y Talentosas Atletas Personifican El Verdadero Espíritu Del Deportista!

¡Quedaron En Último Lugar Pero Estás Valientes Y Talentosas Atletas Personifican El Verdadero Espíritu Del Deportista!277Shares
“Estoy extremadamente agradecida por lo que Abbey hizo por mí. Esa chica es el espíritu Olímpico personificado”.

Dos atletas que terminaron de últimas en la prueba de 5000 metros femeninos están siendo alabadas por su excelso espíritu deportivo luego que ambos tropezaran y cayeran durante la carrera. La americana Abbey D’Agostino y Nikki Hamblin de Nueva Zelanda ya habían recorrido un poco más de 3000 metros cuando D’Agostino bajó la velocidad para evitar tropezar a otra atleta y terminó pisando el talón de Hamblin por lo que ambas cayeron al suelo. Sin embargo, en lugar de estar decepcionadas que ambas estarían fuera de la final, se ayudaron mutuamente hasta llegar a la línea de meta.

La neozelandesa expresó ante la prensa su impresión de lo sucedido:

“Cuando caí, pensé ‘¿qué está pasando? ¿Por qué estoy en el suelo?’ y de repente sentí una mano en mi hombro y una voz que decía ´Vamos levántate, levántate, debemos terminar esto.’”
También añadió “Estoy muy agradecida por lo que Abbey hizo por mí. Es decir, esa chicha es el espíritu olímpico personificado.” 
Concluyó diciendo que “estoy muy impresionada e inspirada por lo que ella hizo. Nunca antes nos habíamos conocido ¿no es eso sorprendente?”

A pesar de lo ocurrido, ambas atletas lograron cruzar la línea final, en principio Hamblin trató de correr mientras auxiliaba a la americana pues era evidente que había sufrido una torcedura de tobillo. Y así corrieron unos metros, una al lado de la otra, hasta que D’Agostino le dijo a la neozelandesa que siguiera sin ella.

Esto resultó en Hamblin quedándose con el penúltimo lugar y una marca de 16:43 minutos mientras que D’Agostino quedó de última con un tiempo de 17:10 minutos. La ganadora de esta ronde de semifinales fue la corredora Alamaz Ayana de Etiopia, quien registro un tiempo de 15:04 minutos.

Tras llegar a la meta, Hamblin esperó en la línea final a D’Agostino y juntas compartieron un conmovedor abrazo que demostró que de esto se trata realmente los Juegos Olímpicos de borrar las barreras entre los países y comportarnos como hermanos.

La corredora americana abandonó la pista en silla de ruedas debido a su lesión, sin embargo, tenía una gran sonrisa en su rostro que expresaba lo agradecida que estaba de haber contado con la ayuda de Hamblin.

Pero lo mejor de la historia no terminó allí y es que sin importar haber llegado de últimas, los jueces decidieron permitirles clasificar de igual forma a la carrera final de 5000 metros que se llevará a cabo este viernes 19 de agosto. Las delegaciones de los países de ambas competidoras expresaron que un problema externo había afectado gravemente el rendimiento en la prueba por lo que les parece justo que ambas tuviesen la oportunidad de seguir compitiendo.

Sin duda alguna estás atletas representan la verdadera razón por la cual existen los Juegos Olímpicos, los países del mundo deben unirse en hermandad bajo la bandera del deporte.

COMÉNTANOS ¿qué opinas acerca de la conmovedora situación que protagonizaron estás deportistas?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR