Sin Anestesia y Sin Remordimiento le Sacaron los Dientes a Este Loris Perezoso para que los Turistas Pudieran Tomarse Fotos

Sin Anestesia y Sin Remordimiento le Sacaron los Dientes a Este Loris Perezoso para que los Turistas Pudieran Tomarse Fotos3Shares

Boris, un loris perezo, se encontraba solo en la playa Chaweng en la Isla Koh Samui. antes de que la fundación de Tailandia Wildlife Friends Foundation (WFFT) lo rescatara. Al parecer, un hombre con escasa información lo halló en ese lugar. Cuando los veterinarios examinaron al loris, se dieron cuenta que además de estar lleno de pulgas, su muñeca estaba rota y lo peor, no tenía dientes. Se los habían removido.

Por desgracia, esto no es algo nuevo

Debido a lo adorables que se ven, los loris (al igual que los perezosos en el Amazonas) son utilizados como forma de diversión para turistas que quieren tomarse fotografías con animales exóticos. Dado que son salvajes, pueden morder o rasguñar y en el caso particular de los loris, su mordida es muy fuerte, ya que son lo únicos primates venenosos que existen.

Con el fin de no perder la oportunidad de ganar dinero, los comerciantes proceden a cortarles o sacarles los dientes de forma muy dolorosa. Y en ocasiones, hasta les quitan las garras

Así, las personas que quieren la exótica y estúpida foto, no sufrirán amenazas.

“El descolmillado y la extracción es algo frecuente con loris en cautiverio. Especialmente, con los que usan ilícitamente con animales de apoyo en fotografías, para prevenir que lastimen a las personas que pagan dinero por el frívolo deseo de tener esa absurda selfie con animales exóticos en un lugar exótico y remoto".

-WFFT-

Su método

Para sacarle los dientes, no emplean ningún medicamento que calme el dolor. Entonces los despojan de su arma natural de defensa personal y los convierten en lo que no son: osos de peluche víctimas del abuso humano.

Los loris están desapareciendo debido a acciones así

En tan solo tres generaciones, la población de dicha especie ha disminuido un 30%. Y continuarán haciéndolo si los comerciantes siguen robándose los bebés y maltratándolos de la forma en que lo hacen. Todo por conseguir unos dólares adicionales.

No es una agradable historia, pero por lo menos Boris no lo pasará mal otra vez

Regresar al mundo salvaje no es una opción para él pero vivirá en un santuario en el cual podrá escalar árboles, comer y convivir con otros primates como él.

Nadie más lo molestará otra vez.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR