Un Hombre Robó 200 Mil Dólares, Saltó de un Avión y Jamás lo Encontraron. Luego de 45 Años el FBI se da por Vencido

Un Hombre Robó 200 Mil Dólares, Saltó de un Avión y Jamás lo Encontraron. Luego de 45 Años el FBI se da por Vencido236Shares

Luego de ver “La Gran Estafa”, empecé a reflexionar sobre cuántas veces ladrones profesionales han planeado el plan perfecto para robar lo que desearan y luego solo esfumarse…. Yo creo que una y se llama Dan Cooper, el protagonista del robo más épico del mundo y a lo mejor lo has escuchado dado que fue el hombre que robó 200 mil dólares, saltó de un avión y luego JAMÁS lo encontraron por ninguna parte de este planeta. Sigue siendo un enigma no resuelto y a continuación te contaremos cómo sucedieron las cosas.

Eran las vísperas del Día de Acción de Gracias en el año de 1971, en Portland (Oregón), Estados Unidos. Un hombre adquirió un boleto de avión bajo el nombre de “Dan Cooper”. Ahí empezó a desatarse aquel misterio que a día de hoy nadie sabe cómo explicar. El hombre tomó un vuelo de Northwest Orient Airlines que se dirigía a Seattle y se sentó en la última fila del avión junto a 36 pasajeros y seis tripulantes

Estando en el avión pidió un whisky con refresco y hasta se fumó un cigarrillo. Tiempo después de despegar, le entregó una nota a la tripulante de cabina (azafata), Florece Schaffner, la cual guardó el escrito sin prestarle mucha atención

La joven cometió un grave error, ya que se trataba de una nota sumamente importante. El hombre le dijo que leyera la nota, diciéndole que ocultaba una bomba y pidió que se sentara a su lado. Le mostró el maletín, lleno de cables, y exigió 200 mil dólares en billetes de 20 y cuatro paracaídas.

Florence inmediatamente llevó la nota al piloto el cual en Seattle, donde Cooper dejó que los pasajeros desembarcaran junto a dos tripulantes de cabina, a cambio de lo que estaba exigiendo (cabe destacar que se encontraban a 3 mil metros de altura)

Cuando despegaron de nuevo con los pilotos y una tercera tripulante de cabina, Cooper pidió que el avión se dirigiera a la Ciudad de México. Fue tan listo que hasta dio órdenes precisas sobre a qué altura volar, velocidad y posición del avión. Al cumplir todo lo que pedía Cooper, él procedió a atarse el dinero al cuerpo y pidió que lo dejaran solo.

El fugitivo abrió la puerta trasera del avión entre Seattle y Reno (Nevada) y saltó en paracaídas a unos 3 mil metros de altura, en plena noche, esfumándose así, PARA SIEMPRE. Hasta nuestros días nadie sabe ni siquiera el nombre verdadero del hombre, ya que cuando se realizaron las investigaciones, el FBI dio con un Dan Cooper, pero este era inocente

Desde ese momento el FBI ha buscando y buscado sin resultados. Lo más cercano a una verdadera pista fue cuando, en el año de 1980 un niño halló un paquete en descomposición que contenía 5,800 dólares en billetes de 20, con números de series que coincidían con el botín, restos de paracaídas y la corbata negra que usaba, pero ningún otra pista de él.

El FBI tomó la decisión de desistir en la investigación luego de casi 45 años: “Hoy hemos concluido que es el momento de cerrar el caso debido a que no hay nada nuevo. Si pasara que hay algún indicio con respecto al paracaídas o el dinero, entonces reabriríamos el caso y llevaríamos al culpable a la justicia”

¿Seguirá siendo un enigma? ¿Qué piensas sobre este curioso caso?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR