Una Madre Dejó un Guante Sobre su Bebé Prematuro. Al Día Siguiente, las Enfermeras Estaban en Shock

Una Madre Dejó un Guante Sobre su Bebé Prematuro. Al Día Siguiente, las Enfermeras Estaban en Shock290Shares

Yamile Jackson tuvo un parto prematuro en el año 2001, por causa de la preeclampsia severa (hipertensión arterial, edemas, y demás complicaciones). Su hijo Zachary nació 12 semanas antes de la fecha que se había previsto. Pesó menos de un kilo y pasó 155 días en la UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales). Yamile no se despegaba de su bebé, pero detestaba tener que separarse de él por las noches.

Yamile es doctora en Ergonomía y Factores Humanos, y quiso saber si era posible hacer que su hijo sintiera que ella junto a él, incluso cuando lo estaba físicamente

Entonces se le ocurrió la brillante idea de rellenar con semillas un guante de látex (de los que se emplean en jardinería o para lavar) y lo colocó al lado de su hijo cada noche que estuvo hospitalizado. Yamile abrazaba constantemente el guante durante el día para impregnar su aroma, y de esa forma hacer como que era ella la que estaba allí. Le puso como nombre “El Zaky”.

El tiempo que Zachary pasó en la UCIN, su madre estuvo pensando qué más podría hacer para ayudarlo a él y a otros bebés prematuros. Luego de que dieran de alta a su pequeño, Yamile recibió una llamada de una de las enfermeras del hospital en la que le preguntaron si podría elaborar más de esos guantes para los demás bebés.

Las enfermeras habían notado lo cómodo que se veía Zachary con el guante, y quisieron probarlo con otros bebés de la UCIN

Mamá Yamile le dio 100 guantes al hospital y se dispuso a investigar en cómo podría mejorarlos para ayudar a los bebés prematuros. Poco a poco fundó la empresa Natured by desing y recibió un subsidio de la famosa Oprah Winfrey, la cual se apasiona por apoyar causas nobles.

Los guantes aseguran que los bebés prematuros estén cómodos 

Al copiar la sensación del tacto de los padres, realmente puede ayudar al bebé prematuro a autorregular la respiración y disminuir los episodios de falta de oxígeno

Un proyecto independiente de investigación clínica estudió cómo funciona el Zaky, y llegó a la conclusión de que los bebés que lo usan (siempre con el aroma de la madre o el padre) no registraron para nada episodios de falta de oxigenación, en contraste con los que usaron el guante sin aroma familiar, que sólo disminuyó en un tercio de las complicaciones comunes.

De poseer un Zaky, muchos padres se ahorrarían las agobiantes llamadas de emergencia del hospital.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR