Una Madre Durmió a su Hija pero no se Imaginaba lo que Sucedería al Oír un Ruido en la Puerta

Una Madre Durmió a su Hija pero no se Imaginaba lo que Sucedería al Oír un Ruido en la Puerta309Shares

Cada vez que aquellos que serán padres preparan su casa para la llegada de un nuevo bebé, por lo general adquieren una infinita cantidad de artículos de seguridad y los instalan por doquier; piezas, baños, pasillos, cocina, entre otros. Pero sucede que hay detalles que les escapan y los mecanismos de seguridad no son colocados en el lugar que deberían. Tal es el caso de Amber Noone, una madre de Idaho, cuando durmió a su hija e 3 años Audrey. Amber es una mujer responsable, cuidadosa y ama a su hija, pero da la impresión eso no bastó para impedir que este hecho lamentable tuviese lugar. Amber, después de dejar a su hija dormida, bajó al primer piso y empezó a llevar a cabo las tareas del hogar. En eso se encontraba cuando escuchó un estrepitoso y espantoso ruido que provenía de la puerta de entrada. Jamás pensó que sería su hija.

Fue su vecino quien observó desde su casa cómo sucedió todo, pero no pudo hacer nada para evitarlo.

Audrey se había parado de la cama, miró alrededor y se dirigió a la ventana donde se apoyó por un instante. Entonces la tragedia sucedió; la pequeña niña había caído directamente desde el segundo piso de la casa hasta el concreto en el piso.

De inmediato, y después de oír el golpe, Amber abrió la puerta del primer piso y cuando salió vio que su hija estaba ahí en la calle, herida. En un dos por tres llevaron a Audrey al hospital.

Cuando llegó al centro de atención médica, examinaron a la niña y los doctores determinaron que tenía una fractura craneal, el bazo lacerado, y numerosas contusiones en varias zonas del cuerpo.

El accidente tuvo lugar hace ya algún tiempo y ahora Audrey está recuperada casi a totalidad, sin contar su fractura de cráneo.

“Todo se le ha curado, menos su cráneo. Para ello hará falta más tiempo”

Hoy en día, aproximadamente de 3,000 niños sufren accidentes causados por caídas desde ventanas en su propia casa, y son comunes las muertes en los niños menores de 5 años, en estas caídas. Es lamentable pero puede ser impedido. Existen formas de evitar que estos accidentes continúen, y una de ellas es colocar rejas o mallas protectoras en las ventanas de las viviendas.

Definitivamente es mejor prevenir que lamentar.

¿Cuál es tu opinión?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR