Una Madre no Puede Creer lo que Sucedió Cuando ve a su Hija con Cortes de Sangre en su Cuerpo

Una Madre no Puede Creer lo que Sucedió Cuando ve a su Hija con Cortes de Sangre en su Cuerpo3Shares

A los niños les encanta ir a jugar a los parques infantiles. Se deslizan por los toboganes, suben a los columpios y por lo general hay otros niños con lo que pueden jugar. Mientras los pequeños se divierten, los papás pueden buscarse un banco cercano para relajarse y vigilar a los niños desde ese lugar, ya que mantener la vista sobre ellos “asegura” que no se lastimen. No obstante, incluso los padres más cuidadosos no están preparados para los inesperados actos de violencia.

Esa es la historia de Amy Smith y su hija Demi-Mai con quien estaba pasando una divertida e inocente tarde de domingo en un parque local. Habían ido aquí antes, y la pequeña Demi-Mai conocía muy bien los juegos. Su juego favorito era deslizarse por la resbaladilla con el túnel.

Pero luego de este día en específico, seguramente jamás se deslizará por el tobogán de este o cualquier otro parque infantil de nuevo

Este mismo día, Demi-Mai jugaba en la resbaladilla cuando su madre notó que tardaba más de lo usual para deslizarse. Entonces, su hija salió corriendo hacia ella luego de salir del túnel. Amy revisó a su hija y vio que por debajo de su pierna tenías serios cortes con sangre.

Lo que estaba presenciando era difícil de creer. Amy atendió a su niña y luego fue a mirar a la resbaladilla para tratar de entender qué era lo que había sucedido.

Habían vidrios rotos, colocados y esparcidos a propósito en la parte más alta para hacer daño a todo niño que baja por allí. Luego corrió al hospital para que atendieran las heridas de Demi-Mai.

La  experiencia se vuelve todavía más aterradora. La policía encontró que, al parecer, cerca del área de resbaladillas, el desgraciado que había colocado intencionalmente los cristales rotos, había estado observando desde un punto específico. Su propósito era, se supone, que un niño o niña se deslizara por el tobogán para ver cómo salía herido con los fragmentos de vidrio.

La tarea de la madre ahora es advertir a otros padres sobre lo que le pasó a su bebé, para exhortarlos a que antes de dejar a los niños jugando en el parque, verifiquen cada lugar que pudiera representar un peligro. Eso es lo que Amy anhela. Pero lo que pasó con esta madre, de la misma forma que a muchos otros papás les puede suceder, es un acto tan enfermo que cuesta mucho predecir que pasará.

Llevar esto a cabo trasciende lo que la mayoría de las personas pueda comprender, pero desafortunadamente hay gente que tiene esta clase de comportamiento. Es muy lamentable creer que hasta los juegos de parque infantil, puede ser un sitio cuyo propósito es dañar intencionadamente a los niños

Sin duda una advertencia que nadie debe ignorar.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR