Una niña de 13 años sufre quemaduras de segundo grado mientras usaba su teléfono

Una niña de 13 años sufre quemaduras de segundo grado mientras usaba su teléfono105Shares

La semana pasada vimos las nefastas consecuencias que podrían tener lugar si durmiésemos con el teléfono móvil debajo de la almohada, pero recientemente los medios de comunicación estadounidenses se han hecho eco de otra sobrecogedora noticia, que advierte del peligro al que podríamos quedar expuestos por hacer un mal uso de esta tecnología.

Jackie Fedro, residente en Highland Park, muy cerca de Chicago (Estados Unidos), decidió que su hija Gabbie, de 13 años, ya era lo suficientemente mayor como para tener su propio teléfono móvil. A principios de este año le regalaron el modelo d500 de la marca LG, contratado con la compañía T-mobile, con la intención de poder contactar con ella siempre que fuera necesario.

Sin embargo, una semana después de haber recibido el regalo, Jackie escuchó gritar a su hija efusivamente desde su cuarto:

Jackie Fedro y su familia residen en Highland Park, cerca de Chicago. Esta creyó que su hija Gabbie ya era lo suficiente mayor como para tener su propio teléfono móvil, un regalo que le hicieron por Navidad

Una semana después, mientras Gabbie estaba usando el nuevo teléfono en su cuarto, Jackie oyó gritar a su hija

“Bajó corriendo las escaleras agarrándose el cuello. Sentía tanto dolor que no dejaba de gritar“, cuenta su madre, quien aseguró sentirse impotente porque no sabía lo que había sucedido.

“Ver a tus hijos gritar de dolor y no saber qué hacer para ayudarlos es la peor sensación del mundo para una madre. Le costó 5 minutos calmarse hasta que fue capaz de contar lo que había sucedido“, puntualizó Jackie.

Gabbie contó a su madre que estaba usando el teléfono mientras lo cargaba, y que sintió una corriente eléctrica que viajó desde su teléfono hasta su collar, quemándole así el cuello

“Ha sufrido quemaduras de segundo grado muy dolorosas en el cuello que seguramente le dejarán cicatriz“, cuenta Jackie, quien también dijo que su hija llevaba un collar metálico de la marca de joyería Claire’s en ese momento.

“Las lesiones producidas por teléfonos móviles son bastante raras, pero ocurren”, según asegura Scott Wolfson, de la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos

La mayoría de estas lesiones provienen de las baterías de iones o litio por el sobrecalentamiento del teléfono, que hace que estas puedan salir ardiendo o incluso explotar. “Los mayores factores de riesgo circundan en la compra de cargadores o baterías de otras marcas“, explicó Wolfson.

Wolfson explicó también que un descarga eléctrica de un teléfono puede ser “única” y animó a quien la sufra a ponerse en contacto inmediatamente con su agencia para realizar un informe

En los últimos años se han producido otros tantos incidentes con teléfonos móviles por descargas eléctricas. En la mayoría de los casos estas se produjeron en sujetos que estaban usando cargadores comprados a terceros, aunque en el caso de Jackie, el teléfono estaba nuevo y se estaban utilizando todos sus complementos originales

Por eso, esta madre está inundando las redes sociales de mensajes para crear conciencia sobre las posibles consecuencias. “Con tantos niños usando teléfonos móviles hoy en día, los padres deben saber el daño que estos podrían causarles”

Vía: Buzzfeed

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR