Una razón más para ver y no creer

Una razón más para ver y no creer135Shares

Como sabemos, la visión periférica es la encargada de percibir lo que está a ambos lados de nuestro campo visual principal, lo que equivale a un rango de visión de 190 grados. Aún así, la visión periférica está lejos de ser perfecta y a veces nos hace percibir cosas que en realidad no existen. Buenamente.com decidió demostrártelo.

Lo único que necesitas hacer es mirar fija y constantemente a la pequeña crucecita que está en el centro de la imagen de abajo. Te asombrará notar que tu visión periferica deformará bastante los rostros de las celebridades que se muestran, haciendolos parecer monstruos o caricaturas de ellos mismos.

Los rostros se distorsionan ¿no es verdad? y mientras más miremos el centro de la imagen, más se distorsionarán. ¿Por qué sucede eso? Vamos por orden:

En la retina hay un área que se llama mácula lútea (también conocida como mancha amarilla). Su principal característica es que en ella se encuentran la mayor cantidad de receptores que nos permiten ver con mayor claridad un área determinada, que llamaremos campo visual principal y equivale sólo al 10% de nuestro campo visual general (todo lo que vemos); es precísamente la mácula lútea la que se encarga de ver el objeto o persona a la que dirigimos nuestra mirada.

En este caso el campo visual principal está vacío (sólo vemos una pequeña cruz) y el cerebro intenta tomar información de otras fuentes que se ubican fuera de ese campo (las imagenes de los famosos que se encuentran a los lados). Como estas fuentes de información no son tan «confiables» el cerebro intenta unirlas en una sola imagen, además intenta procesarlas en un lapso de tiempo muy corto, perdiendo de esa manera la capacidad de reconocer rostros, une los rasgos de ambos personajes en uno solo, y finalmente vemos «monstruos».

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR