Zapatos Cómodos y Que Parecen Nuevos Con Estos 14 Trucos

Zapatos Cómodos y Que Parecen Nuevos Con Estos 14 Trucos4Shares

"No podemos vivir sin ellos", nos encantan los zapatos pero muchas veces parecen más una tortura. Desde rozaduras y callos hasta dolores de espalda y juanetes, el malestar que nos causan puede hacer que perdamos el amor que les tenemos.

Y si por suerte, nunca has sufrido estos inconvenientes, es bastante probable que hayas tenido unos zapatos bastante costosos que terminaron  con mal olor, manchados o con un aspecto muy deteriorado en poco tiempo.

Los 14 trucos que te presentamos a continuación le darán una segunda vida a tus zapatos, se mantendrán limpios y frescos, al mismo tiempo que los harán más confortables y buenos para nuestra salud.

1. Suelas blancas nuevamente...

Más que de la suela, nos preocupamos de los lados y la punta del calzado. Prueba con pasta de dientes y un cepillo de dientes viejo, verás que servirá con cualquiera de tus zapatillas de goma.

Basta con cepillar por unos minutos para que recupere su blancura original.

2. Piél limpia y cuidada

Los zapatos de piel son bastante delicados, incluso el agua los estropea. Prueba con alcohol isopropílico, los limpiará sin dejar rastros de manchas.

Usa un hisopo para aplicarlo, sólo debes frotarlo haciendo círculos y la suciedad ira saliendo. Además por sus propiedades, el alcohol se evaporará rápidamente y sin dejar marca.

3. Zapatos malolientes nunca más.

El bicarbonato es reconocido por su poder en temas de limpieza, además de barato es ecológico. Son más de 50 los usos que puedes darle a este componente.

No solo limpia por fuera, también neutraliza los malos olores. Sólo debes espolvorear tus zapatos en su interior. El bicarbonato absorberá el mal olor y estarán frescos nuevamente. Déjalo actuar toda una noche, sacude los restos por la mañana y quedarán como nuevos.

4. Arregla esos feos arañazos y elimina esas molestas manchas.

Este truco es para zapatos de colores mate y sin brillo. Sólo necesitas una lima de uñas, facilitará la limpieza de manchas y de los arañazos más difíciles.

Basta con frotar la mancha seca o el arañazo con la lima para pulir la superficie. Es importante que sea una lima fina , o podrías dañar tu calzado.

5. Vinagre para los malos olores

Si el bicarbonato no te convence o no fue suficiente, ese par de zapatillas con mal olor aún tiene salvación. Es probable que las bacterias en conjunto con el húmedo ambiente interior haya intensificado el olor. Tranquilo, usa vinagre.

Diluye 2 tazas de vinagre en 2 litros de agua, y baña tus zapatos en esta solución. El ácido formado limpiará tus zapatillas y les quitará el mal olor.

6. Recupera el brillo de tus zapatos de charol

Limpiar tus zapatos de charol y protege su brillo usando vaselina. Unta la superficie con un poco de este producto y procede a frotar con un paño suave El resultado te sorprenderá.

7. Elimina manchas de aceite con harina de maíz

Si una gota de grasa ha caído sobre tus zapatos de pana o piel, pues actúa rápido y tu calzado estará bien. Pon un poco de harina de maíz sobre la mancha, este producto la absorberá. Luego sacude la harina, cepilla tu calzado y disfruta del limpio resultado.

8. ¿Rozaduras en tus pies? Olvídate de ellas

Cuando los zapatos son nuevos pueden convertirse en toda una tortura. Lo más fácil es usar el aire caliente del secador de cabello...

Con este artefacto podrás acomodarlos a tus pies sin esfuerzo. Ponte unos calcetines gruesos y ponte los zapatos. Deberían quedarte un poco apretados pero, verás que al aplicar aire caliente durante unos minutos, la piel o el plástico comenzarán a ceder y a aflojarse. Quítate los calcetines cuando hayas terminado, te aseguro que sentirás el cambio.

9. Agranda la zona final de tus zapatos

Si o te queda apretado el zapato, pero no puedes dejarlos atrás, usa este truco. Toma dos bolsas de cierre y llénalas de agua, ponlas en la puntera de tu zapato y luego mete el conjunto en tu congelador.

Cuando el agua se congele, aumentará su tamaño y obligara a que tus zapatos se estiren. Déjalos por 24 horas, y al sacarlos espera 20 minutos para que se derrita un poco la masa de hielo, luego podrás retirar las bolsas.

10. Usa papel de lija y ya no resbales.

¿Tus zapatos resbalan en época de lluvias o superficies muy lisas?. Puedes mejorar su adherencia limando la suela con un poco de papel de lija. Recuerda que debe ser una lija gruesa y que cuanto más arañada quede la superficie más seguro te seguirás al usarlos.

11. Desodorante en Gel; otra forma de evitar rozaduras

Si tus zapatos te hacen ampollas, aplica un poco de desodorante en gel tanto en la cara interna del zapato como en tu piel, esto lubricará el parea y reducirá la fricción que lastima tus pies.

12. Usa tacones sin miedo a los calmabres

Venda tu segunda y tercera falange en cada pie. De esta manera disminuirás la presión que se ejerce sobre tus dedos al usar zapatos de tacón.

13. Calzado Impermeable

Si estás en época de lluvia este consejo mantendrá tus pies secos. La clave es la cera de abeja.

Solo debes frotarla por toda la superficie de tus zapatos,y secarla con ayuda de un secador de cabello para que esta penetre en las fibras.

7. Y como última opción...

Supón que no hiciste nada de esto a tiempo y que ya te has lastimado. Lo mejor que puedes hacer es darle a tus pies un relajante baño.

Prueba con té negro o té verde, ambos tienen propiedades anti inflamatorias que te ayudarán a calmar el dolor. Haz infusiones de agua caliente y climatiza la solución agregando agua fría . Sé cuidadoso con la temperatura del agua ya que no es conveniente aplicarla caliente si tienes los pies inflamados, usa agua tibia o a temperatura ambiente.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR