10 Normas de buena educación que ya nadie enseña a sus hijos... ¡pero deberían!

10 Normas de buena educación que ya nadie enseña a sus hijos... ¡pero deberían!29shares

Esto es algo que ha sido repetido hasta el cansancio: los padres de esta época son demasiado permisivos con los niños. Le permitimos a nuestros hijos hacer mucho más de lo que nosotros nunca pudimos hacer. Esto es porque en esta época en que vivimos, nuestros niños son beneficiarios de los privilegios conquistados por las generaciones previas. Los niños siempre serán niños y por supuesto que necesitan ser disciplinados cada tanto. También necesitan saber cuál comportamiento es aceptable y cuál no, tanto en público como en la privacidad de sus hogares. Al fin y al cabo, ellos no son más que un reflejo de nosotros mismos.

Hubo una época en que los niños "eran vistos pero no escuchados". Esta fue también la época en que los niños se adherían a estándares sociales estrictos, al tiempo que obedecían las reglas y escuchaban a sus padres y los respetaban. Los buenos modales y la etiqueta no eran una escogencia sino lo esperado, mientras que los padres también estaban regidos por un código social mucho más estricto también. ¿Cuántos de nosotros aún extrañamos "los buenos viejos tiempos" en los que los niños no sólo eran callados sino educados también?

1. No comentes la apariencia física

Actualmente los niños tienen la tendencia de decir todo lo que se les ocurre. Lo hacen sin mala intención, pero algunas veces sus palabras pueden herir de todas maneras. Enséñale a tus hijos desde muy temprano que comentar sobre la apariencia física, sea sobre su peso, su ropa, o el hecho de que tienen una discapacidad, no es algo amable.

Esto no sólo previene que se hieran lo sentimientos de alguien, también le enseña a los niños a mirar más allá del exterior. Los halagos positivos son siempre bienvenidos, por supuesto, pero trata de que quede claro que ¡sólo está bien decirlos si la idea es hacer que la gente se sienta bien!

2. Pregunta a los demás cómo se sienten

Cuando alguien le pregunta a tu hijo cómo se siente, enséñale a preguntarle a la persona cómo se siente de vuelta. No es nada educado sólo hablar de ti mismo y enseñarle a tu hijo esta pequeña pieza de etiqueta conversacional ayudará a instaurar la empatía. Con todas las publicaciones en redes sociales en estos días, es fácil que los chicos sólo piensen "yo, yo, yo".

3. Recuerda los modales en la mesa

Esto se da por sentado, pero en la práctica, ¡se olvida muy fácilmente! Te apuras a poner la comida en la mesa mientras intentas que los niños terminen su tarea o arreglen su cuarto. Para el momento en que está hecho, ni siquiera te das cuenta que los niños están saturando su plato con ketchup, arponeándolo con tenedores y masticando como monstruos. Un día, te sientas en una comida elegante y te das cuenta cuánto salvajismo han acumulado.

Este extracto de un libro de cocina de la era victoriana todavía está en lo correcto: "Los mejores maestros de etiqueta son los padres y las madres, y sus lecciones deberían ser dadas principalmente con el ejemplo".

4. Deja todo como te gustaría encontrarlo la próxima vez que lo necesites

Llevar los platos a la cocina después de comer y recoger los juguetes después de jugar con ellos son habilidades básicas de vida, además de los buenos modales. ¡No hay nada encantador en un adulto que deja vasos de agua vacíos y cachivaches regados por toda la casa!

5. Recuerda ser agradecido

Es increíblemente importante enseñarle a las personas la gratitud cuando son jóvenes. Ser sincero cuando dices "gracias" al recibir regalos o halagos, es una habilidad aprendida. Cuando los niños no aprender cómo decir esa palabra y realmente apreciar otras personas, ellos aprenden a ser activamente desagradecidos.

Como la doctora Gina Barreca apunta en "Psicología hoy": “Cuando la gratitud no aparece, la ingratitud se apresura a llenar ese vacío. El engreimiento y la insolencia le siguen de cerca y dan un portazo detrás de ellas".

6. Pide permiso y si es denegado, acéptalo 

Asegurarte de que tu hijo sabe preguntar antes de agarrar algo puede evitar mucho estrés en el futuro, cuando las consecuencias se vuelven más y más funestas. Enseñarles esto mientras aún son jóvenes puede ahorrar muchos dolores de cabeza.

7. Dirígete a la gente por su nombre

Dirigirse a la gente por sus nombres demuestra que las respetas como individuos. Value Walk dice que es un elemento crucial para tener interacciones de negocio exitosas, pero esa no es la razón principal para enseñarles esto a tus hijos. Este es el tipo de cosa que fomenta relaciones personales significativas.

La gente en estos tiempos dice que son malos recordando los nombres, pero la verdad es que simplemente no se esfuerzan lo suficiente para recordarlos. Regresemos a los viejos tiempos cuando todos hacíamos un esfuerzo para conocer a nuestros vecinos.

8. Respeta tus mayores

Esto incluye enseñarle a los niños que es amable y considerado ofrecer ayuda sin que te la pidan, así como hacer lo que mamá, papá, los maestros u otras autoridades le han pedido sin hacer una pataleta.

9. Sostenerle la puerta a los extraños

Esta no es una costumbre tan anticuada como suena. Sostenerle la puerta a los demás demuestra respeto y reconocimiento de que todos vivimos juntos en este mundo. Este gesto puede hacerle el día o descomponérselo a alguien, ¡porque que te cierren la puerta en la cara nunca te hace sentir bien!

10. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás

Los niños necesitan saber que es importante dejarle a la gente tener privacidad y su propio espacio. En público, enséñale a tus hijos a mantenerse en sus puestos en vez de explayarse a lo largo de los bancos. Enséñales a tocar las puertas antes de entrar y a respetar cuando sus pares no quieren compartir información o si simplemente quieren estar solos.

BONUS: Una norma de buena educación muy actual

Etiqueta electrónica. Hay un momento y lugar para usar los aparatos electrónicos. Candice Scheets ha sido niñera por 10 años y cada vez ve más niños usando tabletas y teléfonos inteligentes. "Los padres deben empezar a enseñarle a sus hijos cuando es aceptable usar estos aparatos", dice Scheets. "No hay nada más irrespetuoso que decirle 'hola' a un niño que te ignora por estar concentrado en un aparato."

Los niños no le prestan atención a lo que los rodea por estar consumidos por sus teléfonos y tabletas. Es hora de alentar a nuestros hijos a pasar menos tiempo con las computadoras, teléfonos inteligentes y cónsolas de video juegos y más tiempo observando lo que los rodea, relacionándose con los demás y aprendiendo a tratar a todo el mundo son amabilidad.

¿Qué modales sientes que se han perdido con los años? ¡Comparte estos con tus familiares y amigos en Facebook!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR