27 Muertes ocurridas en las circunstancias más absurdas y estúpidas que se pueden imaginar

27 Muertes ocurridas en las circunstancias más absurdas y estúpidas que se pueden imaginar592shares

Cada persona enfrenta el tema de la muerte de una forma diferente. Hay quienes prefieren evitarlo, pues les causa un gran dolor y pesar la idea de dejar este mundo; para otros es un asunto natural que debe aceptarse como inevitable, por lo que lo asumen de manera normal. Pero los más temerarios creen que es algo que pueden controlar y sólo les ocurrirá luego de una larga vida por causa de una enfermedad o evento extraordinario, sin contar con los riesgos a los cuales estamos expuestos al realizar ciertas actividades aparentemente inofensivas, que pueden llevarnos a perder la vida en un abrir y cerrar de ojos.

Exactamente eso fue lo que les sucedió a las 11 personas que veremos a continuación. Consiguieron la muerte en circunstancias de las cuáles jamás se podría haber pensado que alguien terminaría muriendo. Desde rayos hasta animales descarriados, sólo comprueban que hay que vivir plenamente porque no sabemos ni el día ni la hora en que nos tocará partir... ni tampoco la forma en cómo lo haremos... 

Sus historias quedaron para el recuerdo como aquellos que murieron de las maneras más estúpidas posibles. ¡Vaya título! Quizás pudieron haberse evitado, pero lo cierto es que marcaron una página en la que de seguro pocos querrían estar.

1. El escritor griego Esquilo murió, huyendo de una premonición, por una tortuga en la cabeza

¡Qué ironía! Durante un paseo por la ciudad, un oráculo le vaticinó que su muerte sería pronto. Ante tal noticia se asustó y temeroso se trasladó al campo donde era menos probable que le ocurriera algún infortunio. Pasado algunos meses, al ver que todo estaba bien, decidió volver. Pero ese mismo día que regresó le cayó una tortuga en la cabeza, quitándole la vida instantáneamente. Se dice que el animal fue soltado por un ave.

2. Hans Nielsen Langseth fue víctima de su larga barba

Media poco más de metro y medio y, de hecho, por eso se le recuerda entre los de su época. Estando en un voraz incendio, salió huyendo para salvar su vida pero no se percató de su barba atravesada; así que se tropezó con ella y quebró su cuello. Murió inmediatamente.

3. Una mala pasada le jugó un cactus a David Grundman

Ocurrió en 1982. Este hombre decidió practicar su puntería en el desierto, comenzando con unas pequeñas plantas. Ya luego de un tiempo aumentó la apuesta, y optó por asumir como objetivo un cactus gigante de 7 metros de alto, con la intención de derribarlo. Soltó varios disparos pero no sucedió nada. Decidió ir a revisarlo y durante su caminata la planta cayó, aplastándolo y causándole la muerte.

4. A la corredora Silvia Smith la sorprendió la muerte con un borrego salvaje

Esta destacada maratonista era especialista en sortear obstáculos. Durante una de sus prácticas a campo abierto para su próximo desafío, se topó con un molesto y fuerte borrego salvaje, el cual la persiguió incansablemente. No la atrapó realmente, pero en su lucha por zafarse de él, llegó al borde de un precipicio del cual cayó y murió, sin nada más que hacer.

5. El hombre que subestimó la astucia de los peces

Tenía 47 años cuando sucedió este hecho en 2015. Navegaba en el mar de Hawaii cuando divisó un pez vela que le pareció hermoso y se dispuso a cazarlo. Cuando lo logró, el animal luchó incansablemente por liberarse y, en el proceso, atravesó el pecho de su captor. Días después murió por la gravedad de las heridas.

6. Betty Stobbs fue lanzada a un acantilado por sus ovejas hambrientas

Sucedió en 1999, cuando llevaba en motocicleta el heno para alimentarlas. Desesperados y hambrientos, al verla salieron a su encuentro, llevándola hasta el precipicio. Sobrevivió a la caída, pero del mismo impacto la moto voló y le cayó encima, sellando por completo su muerte.

7. Bobby Leach murió luego de resbalarse con una cáscara de naranja

Este hombre cayó en un barril por las Cataratas del Niágara y parecía que no le temía a nada. Todo cambió el día que caminando por la calle, se resbaló con la cáscara de una naranja y al caer, se rompió la pierna. Lo peor fue que tenían que amputarla y al operarlo, surgieron complicaciones que lo llevaron a la muerte.

8. Jerome Moody era salvavidas y murió mientras celebraban un año sin ningún fallecido

En 1985 el departamento de salvavidas de Nueva Orleans quiso celebrar un año sin registros de muerte por ahogamiento. ¡Y así fue: exactamente un año! Ese mismo día, Jerome Moody, uno de los invitados cayó a la piscina pasado de tragos y fue hallado un día después dentro de ella. Como sus compañeros estaban muy ebrios, nunca vieron el peligro ni cuando cayó.

9. El General John Sedgwick se quedó con su última e irónica frase a medias

Cuando el general dirigía uno de sus batallones durante la Guerra Civil de Estados Unidos, fueron un día sorprendidos por tropas enemigas. El instinto de supervivencia hizo que sus soldados quisieran esconderse pero él, confiado, les ordenó volver a sus puestos. Luego, perdió la vida por una bala enemiga que atravesó su cráneo. En ese momento les decía: “No podrían acertarle a un elefante a esta distan....” y hasta allí llegó.

10. El rey Adolfo Federico de Suecia murió por la boca

“El rey que comió hasta morir” fue el apodo que se le colocó después de ingerir su ultima cena en 1771. El tremendo platillo se componía de langosta, caviar, chucrut, sopa de repollo, ciervo ahumado, champaña y catorce platos de semia, relleno de mazapán y leche. Comió tanto que su estómago no pudo soportarlo.

11. Lo mató una noche de sexo desenfrenado 

Las circunstancias que rodean su muerte suenan como algo sacado de una leyenda urbana. Comienza con Sergey Tuganov haciendo una apuesta con dos amigas en 2009 que podría seguir satisfaciéndolas sexualmente durante 12 horas seguidas. Tomaron la apuesta y comenzó una noche salvaje, para asegurarse de que ganaría, Sergey se tomó un frasco completo de pastillas de Viagra antes de empezar. Él ganó la apuesta, pero tan pronto como se detuvo, cayó muerto, su corazón explotó debido a la alta tensión causada por la sobredosis de las píldoras.

12.  Un adolescente murió por mal uso del desodorante

Cuando eres un adolescente, el olor corporal es un problema bastante serio, pero un adolescente lo tomó demasiado en serio para su propia salud. El niño de 16 años de edad, en Folkestone, Inglaterra, se había obsesionado con oler bien. Usaba latas y latas de desodorante todos los días, el cuerpo del niño fue encontrado en su habitación, colapsó contra su cama, muerto por la inhalación de gas butano, roció su cuerpo con tanto desodorante, que no pudo obtener suficiente oxígeno y murió. 

13.  Jugar con una serpiente de cascabel no es inteligente

Todos hacemos cosas estúpidas cuando estamos borrachos, pero estos dos lo llevaron al extremo. En 1995, un par de amigos en Alabama bebía mucho. Junior Bright y Joe Buddy Caine se encontraron con una serpiente de cascabel de un metro veinte y, en un momento de brillantez, decidieron recoger a la pobre criatura. Luego comenzaron a tirar de la serpiente adelante y atrás en un juego de captura mal concebido. A la serpiente, que no le gustaba esto, mordió a Bright en la mano, y luego, cuando Caine intentó matarla, también lo mordió. Cuando llegaron los paramédicos, ambos estaban semiconscientes,  pero Caine sufrió un paro cardíaco. Murió de camino al hospital y, por lo que sabemos, la serpiente se escabulló para morder otro día.

14.  Tratamiento explosivo dejó a Navarra sin rey

A medida que su salud se desvanecía a fines del siglo 13, el rey Carlos II de Navarra recurrió a un médico en busca de ayuda, y este lo envolvió de la cabeza a los pies en un lienzo y luego lo cubrió con brandy. Le cosieron las vendas, pero la enfermera que lo estaba cosiendo había olvidado sus tijeras. Para no perder tiempo, la enfermera tomó una vela e intentó usarla para cortar el hilo. En cambio, encendió al rey en llamas, debido al coñac y la ropa muy inflamable que lo cubría. Fue quemado vivo en su propio palacio mientras la enfermera huía por su vida. Tal vez esta es la razón por la cual algunos miembros de la realeza no confían en los médicos.

15.  Cama murphy asesina

¿Conoces esas camas que a veces ves en las películas, las que se retiran hacia la pared? Bueno, normalmente no pensarías en ellas como algo peligroso, y eso es probablemente lo que Mildred Bowman y Alice Wardle pensaban también. La pareja de ancianos estaba de vacaciones en 2009, y estaban descansando en su cama cuando de repente la tragedia golpeó. En una especie de desgracia caricaturesca, la parte de la cama unida a la pared se salió y la cama se dobló, aplastándolos dentro. Estuvieron atrapados allí durante cuatro días antes de que sus cuerpos finalmente fueran encontrados. 

16.  Adicción a los vídeo juegos extrema

Todos hemos conocido a alguien que está súper enviciado con los videojuegos, pero este jugador llevó su amor por Star Craft a un nivel completamente nuevo. En Corea del Sur en 2005, un hombre de 28 años se desplomó en un cibercafé durante una sesión maratonica del juego. No había dormido ni comido, y solo hizo una pausa en el juego para ir al baño, al examinarlo, se descubrió que estaba severamente deshidratado y desnutrido, así como intensamente exhausto, por lo que su corazón cedió. 

17.  Juegos peligrosos

En 2013, en Oklahoma, un hombre y su hijastro adulto estaban tomando cuando las cosas se pusieron raras. Al hijo, Brad Davis, se le ocurrió la idea de que le dieran a su padrastro un mega jalón de interiores llevando la prenda hasta la cabeza. Desafortunadamente, la ropa interior se envolvió alrededor de la garganta de su padrastro y murió estrangulado antes de que se pudiera hacer nada. Davis fue enviado a la cárcel por homicidio, a pesar de que afirma que todo fue un accidente.

18.  Muerto por un burro borracho

Sí, es otra historia que involucra el alcohol, pero esta vez tenemos que volver a la antigua Grecia. Crísipo de Solos era generalmente un filósofo bastante tranquilo en 279 A.C., pero le encantaba el vino. Estaba bebiendo un día cuando vio a un burro acercarse, intentando comerse sus higos. Le dijo a un esclavo que le diera un poco de vino al burro, y así lo hizo. El burro borracho continuó intentando comer higos, pero no le fue tan bien. Crísipo, al ver que este burro borracho no se dab apor vencido, comenzó a reírse. Se rió y se carcajeó tan fuerte que, o bien tuvo un ataque al corazón, o no pudo respirar, y falleció. En otras palabras, en realidad murió de risa.

19.  La salud extrema también mata

El jugo de zanahoria es bastante bueno, pero cualquier cosa en grandes cantidades generalmente es dañina. Un entusiasta de la salud, Basil Brown, descubrió esto por las malas. Consumía toneladas de jugo de zanahoria todos los días, y supuestamente bebía diez litros en el período de una sola semana, pensando que incluso le daría visión de rayos X y otras habilidades sobrehumanas. Desafortunadamente, esto fue suficiente para causarle un envenenamiento por Vitamina A, algo que destruye el hígado. Murió por tratar de ser demasiado saludable, una lección de la que todos aprenderemos. 

20.  Los ataúdes asesinos

Este hombre pudo haber muerto haciendo lo que amaba, pero eso no hace que esta historia de 1982 sea menos divertida. La historia cuenta que un constructor de ataúdes francés llamado Marc Bourjade estaba en su taller cuando una pila de ataúdes de repente se volvió inestable. Cayeron sobre él, aplastándolo hasta la muerte. Después de que fue sacado, se preparó rápidamente para el entierro. Marc fue enterrado en uno de los mismos ataúdes que lo habían aplastado. 

21.  Político murió por ser muy popular

Draco fue el primer legislador registrado de Atenas alrededor del 600 A.C., y era increíblemente querido, a pesar de que sus leyes eran muy duras (por lo tanto, el término "draconiano"). En un viaje a un teatro en Egina, miles de ciudadanos estaban tan emocionados de verlo que comenzaron a tirar regalos. Seguían tirando capas y sombreros, y no paraban, incluso cuando los regalos comenzaron a acumularse. Las capas cubrían su cuerpo hasta el punto en que ni siquiera podía respirar. En poco tiempo había sido completamente sofocado por los regalos, y murió. Esto simplemente demuestra que incluso ser amable con los políticos en la antigua Grecia terminaba mal.

22.  Enamorarse de la luna puede ser peligroso

Dicen que el amor te hace estúpido, pero esto es un poco absurdo. Li Bai fue un prolífico poeta chino de 701-762 que prestó especial atención al romance. Pero aunque este era su principal talento, también terminó siendo su perdición. La historia cuenta que Li estaba en un bote en el río, bebiendo y celebrando la vida. Vio el reflejo de la luna en el río y al instante se enamoró de ella. Después de llamar a su nuevo amor, extendió la mano por el costado del bote para abrazar y besar el reflejo de la luna. Desafortunadamente, las personas borrachas tienen un saldo lamentable, cayó por la borda y se ahogó en el río mientras intentaba darle un beso a la luna. Suena muy romántico, pero es algo que solo haría un poeta borracho.

23.  Metió la cabeza donde no debía

El cazador Stephen Whinfrey pagó con su vida después de rastrear un conejo por su madriguera en un viaje de caza, la víspera de Año Nuevo. Stephen, de 50 años, trató de detectar a su presa, la persiguió y metió la cabeza en el agujero y se ahogó, también resalta que al momento de su muerte se encontraba afectado por el alcohol.

24.  La venganza de una cobra decapitada

El chef Peng Fan de Foshan, en el sur de China, fue mordido por la cabeza cortada de una cobra, que había cortado veinte minutos antes. Fan había apartado la cabeza mientras usaba el cuerpo para preparar una sopa en 2013, lo más seguro fue que se clavó los ponzoñosos colmillos por accidente al disponer de la cabeza. La policía dijo que el caso era "muy inusual".

25.  Curación de ronquido fatal

El roncador crónico Mark Gleeson intentó curar su problema y ayudar a su mujer a dormir, metiéndose dos tampones en la nariz antes de acostarse. Pero  Mark, de 26 años, de Hampshire, se ahogó mientras dormía en 1996.

26.  Se le olvido traer el paracaídas

En 1988, el surfeador aéreo experimentado Ivan McGuire, de 35 años, decidió filmar su salto de dos millas sobre Carolina del Norte. Recordó su cámara pero olvidó verificar su paracaídas y filmó su propia muerte.

27. Y para finalizar, una reciente: Muerto por atraer un rayo durante una “selfie”

¡Quedó inmortalizado para la historia! Lamentablemente, es de las muertes más absurdas. Sucedió en el Parque Nacional de Gales, el hombre tenía 50 años y aprovechando el hermoso paisaje decidió tomarse una popular "selfie". Lo que no imaginó es que el bastón con el que sostenía su teléfono serviría de pararrayos y le produciría una repentina e inesperada muerte por descarga eléctrica. ¡Cuidado para la próxima!

¿Habías imaginado que alguien podía morir así? Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE esta descabellada nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR